Cinco claves para apuntarte al gimnasio (o no)

apuntarte al gimnasio

¡Bien! Ya has decidido hacer deporte. Durante el verano has visto a tu alrededor gente corriendo, jugando a voley-playa, saliendo a montar en bici y has deseado ser uno de ellos. O quizá, simplemente, una asfixiante carrera para pillar el autobús te ha animado. Pero ahora las dudas te asaltan. ¿Salgo a correr o juego al pádel? ¿Saco la bici del trastero o me compro una máquina de las que anuncian en la tele? Y la madre de todas las preguntas, esa que nos hemos hecho todos al menos una vez en la vida: ¿Debería apuntarte al gimnasio? ¿es el gimnasio para mí?

Aquí te damos 5 claves para ayudarte a decidir si apuntarte al gimnasio (o no).

1- Piensa en tu día libre

Imagínate, por ejemplo, un domingo cualquiera. Has descansado, te ves con ganas de hacer algo, de salir, de moverte… ¿eres de los que rápidamente se van al monte? Si es que sí, el gimnasio puede ser una mala opción. Te sentirás encerrado y con ganas de salir y respirar aire fresco. Aunque tengas mucha variedad, como luego veremos.

2- Hay vida más allá de las pesas.

Cuando uno se imagina un gimnasio piensa en enormes máquinas, en barras de hierro y en interminables y aburridas repeticiones. Una y otra vez. Y aunque es verdad que eso existe, casi todos los gimnasios de hoy en día son mucho más que eso: spinning, zumba, yoga, Crossfit, pilates… hay multitud de clases colectivas.

3- No, no te vas a poner como Schwarzenegger

Un miedo habitual al gimnasio es acabar “como un cruasán”, lo que se conoce como hipertrofia muscular. Y no, no va a pasar eso. Seguramente no pase ni aunque ese sea tu objetivo, así que no te preocupes.

Trabajarás y mejorarás con los objetivos que te marques. Ni más ni menos.

4- ¿Te gusta nadar?

A mi sí. Mucho. Por eso soy de los que prefiere pagar un poco más por un gimnasio que tenga piscina. Con sólo ir uno o dos días a la semana ya le compensará a tu economía y a tu cuerpo.

Y si además de piscina tu gimnasio tiene SPA ni te lo pienses. Merece la pena.

Nadadores

5- Sé sincero ¿tienes fuerza de voluntad?

Si eres de los que tarda menos en encontrar una excusa que su DNI, el gimnasio puede ser una buena opción: ahí dentro nunca llueve, nunca hace frío, nunca hace demasiado calor… Claro que aún así cuesta ir, pero al menos unas cuantas excusas te habrás quitado.

En resumen, el gimnasio es un sitio donde puedes hacer muchos entrenamientos, variados, con personal cualificado vigilándote y donde la climatología adversa da igual. Si no te vas a sentir como un hamster corriendo en su rueda, puede ser un gran sitio para hacer deporte.

¿Te apetece ahora apuntarte al gimnasio?

¿Quieres saber cuál es el mejor momento del día para hacer deporte? Nacho Rubio te lo cuenta en este vídeo.

El autor: Antonio Cartier

Antonio no concibe la vida sin deporte. Es una parte de su forma de ser y de entender la vida. Y, aunque nunca ha sido especialmente bueno en ninguno, ha disfrutado jugando al fútbol, ha aprendido los conceptos básicos del Judo, ha alcanzado el cinturón negro de Kárate por la escuela Wado Ryu, ha corrido un maratón y hasta se ha atrevido con un triatlón distancia Medio Ironman.

¡Sigueme en Twitter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *