Valor nutricional de las conservas de pescado

Valor nutricional de las conservas

La dieta mediterránea ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus características particulares hacen de ella una dieta equilibrada en nutrientes y con una gran riqueza en antioxidantes. Y es que la variedad de alimentos en la dieta mediterránea es muy amplia. Además, el mayor consumo de pescado que de carne es una de sus peculiaridades. Cabe destacar especialmente este hecho ya que los pescados y mariscos tienen gran importancia nutricional. Son alimentos ricos en proteínas de alta calidad y su alto contenido en omega-3 protege nuestro sistema cardiovascular. Son asimismo una magnífica fuente de vitaminas del grupo B y de vitaminas A y D. Y en el caso de los pescados pequeños que se consumen con raspas, como las sardinas, tienen también un alto contenido en calcio.

Pero hoy nos enfrentamos a un dilema. Los hábitos y costumbres están cambiando. Llevamos un estilo de vida donde prima la rapidez. Muchas veces carecemos del tiempo suficiente para comprar, cocinar y alimentarnos adecuadamente. En muchas ocasiones los consumidores nos enfrentamos a la pregunta ¿cómo voy a comer pescado si no tengo tiempo para comprarlo? Conocer el valor nutricional de las conservas puede ayudarte.

Valor nutricional de las conservas de pescado

Las conservas de pescado nos ofrecen una solución ideal. Es un formato de alimentos de excelente calidad que nos permite disfrutar de todos los beneficios del pescado de una forma rápida, segura y saludable. Estas son sus principales ventajas:

  • No usa conservantes
  • Mantiene todas las propiedades nutritivas del pescado
  • Son higiénicamente seguras
  • No necesitan refrigeración para su conservación
  • Tienen un precio económico
  • Mantiene intacto el sabor del producto

En cuanto a la cantidad que se debe incluir en nuestra dieta, se recomienda consumir de 3 a 5 raciones de pescado a la semana. Es fácil, ya que las conservas nos ofrecen una gran variedad de usos, tanto como plato principal o como acompañamiento o bocadillo.

Consejos prácticos para añadir conservas de pescado a nuestra dieta

En el caso de los niños, podemos incluir las conservas en la merienda en forma de bocadillo de atún o sardinillas. También tiene buena aceptación en forma de canelones o empanadillas.

Las conservas de pescados son ideales como acompañamiento a los platos de pasta y arroz. Si además le añadimos algo de verdura, conseguiremos un plato perfectamente equilibrado y saludable.

Estas conservas son perfectas para completar las ensaladas. Se pueden añadir en la ensaladilla rusa, en la ensalada mixta o en la de pasta o arroz. Las combinaciones son infinitas.

Se pueden también tomar como plato principal en la cena acompañado de verduras.

Los mejillones y berberechos son una buena fuente de hierro. Resultan excelentes como aperitivo o tentempié entre horas.

Por último, es importante recordar que en el caso de niños menores de tres años, embarazadas y lactantes se aconseja el consumo de peces de menor tamaño como sardinas, anchoas, caballa, atún o conservas de marisco.

Como veréis, incorporar el pescado a nuestra dieta es más fácil de lo que parece.

 

 

Un truco para que tus hijos coman mejor el pescado es dárselo en conservas. Si quieres conocer algunos consejos más, atento a este vídeo de Nacho Rubio.

El autor: Rocío Pastor Martín

Rocío es titulada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Navarra. Además está al mando de la Dirección Técnica de la Empresa "Nutrición a Medida" y es colaboradora de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *