Ejercicios de respiración para personas ajetreadas

Ejercicios de respiración

Si eres de esas personas que “siempre está liada” con actividades, trabajo, compras, cenas o comidas, cuidado de los niños, deporte, grupos de amigos, etc. Este artículo de ejercicios de respiración para personas ajetreadas es para ti. Entre otras cosas, porque seguramente de vez en cuando necesitas tomarte un respiro, es decir, tomarte una pausa entre tanto ajetreo. Y además, probablemente tu nivel de estrés vaya en proporción al número de tareas que realizas al día. En este caso, la respiración es tu mejor aliada para reducir el nivel de estrés, calmarte en situaciones tensas y hallar la paz interior sin interrumpir los quehaceres diarios.

La propuesta es no robarte mucho tiempo y proponerte una serie de ejercicios que podrás hacer en cualquier momento del día. Seguirás respirando pero con más atención a cómo lo haces y esto te permitirá estar más presente y centrado en lo que estés haciendo en ese momento, como forma de evitar la dispersión y con ella la ansiedad.

Tu forma de respirar es un reflejo de cómo vives, así que te recomendamos empezar por dedicarle unos minutos a observar cómo es tu respiración (entrecortada, acelerada, imperceptible…). Comienza cerrando los ojos (si es posible), adopta una postura relajada con la espalda erguida y poniendo atención a cómo entra el aire en tu cuerpo (inhalando por la nariz) y cómo sale (exhalando por la boca). Trata de no forzar la respiración, simplemente visualiza cómo el aire recorre las distintas partes de tu cuerpo (fosas nasales, cuerdas vocales, traquea, pulmones, diafragma y llega al abdomen). Es una práctica que puede resultar difícil al inicio pero a medida que la practiques podrás llevarla a cabo en cualquier momento del día.

Con esta observación y visualización de tu respiración prueba a seguir estos pasos y ejercicios de respiración :

  1. Cuando te despiertes, tómate ese momento entre que suena el despertador y te levantas como un espacio para hacer varias respiraciones. Solo será un minuto y no empezarás el día corriendo.
  1. De camino al trabajo, al colegio de los niños o al lugar donde vayas, pon atención a tu respiración en vez de estar pensando en lo que tienes que hacer. Cuando hacemos caso a la respiración nos fijamos en el cuerpo (aquí y ahora) y los pensamientos se paran (dejamos de estar en el pasado o en el futuro y por tanto en las preocupaciones).
  1. Mientras caminas, un buen ejercicio es ir contando los pasos que das en tu inhalación (al tomar aire) y los pasos en tu exhalación (al soltar el aire). Este ejercicio te permitirá estar presente, centrado en tu pisada y tu caminar, y no tanto en llegar a algún sitio.
  1. Si tu nivel de ansiedad es muy elevado notarás que tu respiración es alta, es decir, el aire que entra en tu cuerpo no llega al abdomen sino que se queda en la zona del pecho. Párate y haz varias respiraciones profundas, poniendo la mano en tu abdomen y viendo si se eleva al inspirar. Pon la intención en que entre más aire hasta tu abdomen.
  1. En momentos de estrés, te ayudará respirar contando: inhalar en 4 tiempos, mantener el aire en 8 tiempos y expulsarlo en 7 tiempos.
  1. Antes de acostarte vuelve a dedicar un minuto a tu respiración como forma de limpiar la mente y acabar el día sin las tensiones de la jornada.

¡No te olvides! Siempre que puedas, aprovecha los momentos del día (en el banco, el supermercado, en un atasco, con tu jefe o mientras escribes un email) para observar tu respiración y tratar de hacerla más profunda (visualizando cómo llega hasta tu abdomen) con estos ejercicios de respiración . Ya los sabes ¡¡Respira en vez de consultar tu whatsapp o Facebook!!

 

¿Sabes que comiendo atún puedes reducir el estrés? ¡Nacho Rubio te lo cuenta!