Alimentos transgénicos

Lupa analizando tomate y más hortalizas de fondo

La tecnología avanza a pasos de gigante y el consumidor, a veces, tiene miedo de que tanto alimento genéticamente modificado no vaya a mutarnos y las nuevas generaciones nazcan con tres orejas.

Los alimentos transgénicos (genéticamente modificados)  surgieron a mediados de la década de 1990 y fueron tan rápidamente adoptados por los productores que, hoy en día, se estima que el 70% de los alimentos producidos contienen al menos un ingrediente que ha sido modificado genéticamente.

La industria biotecnológica produce alimentos de lo más diverso.  Aquí van algunos ejemplos:

  • Tomates que pueden madurar sin ablandamiento. Se les injerta proteínas de pescados que viven a temperaturas bajo cero, con el fin de que los cultivos resistan el frío.
  • El trigo también ha sido modificado genéticamente para hacerlo resistente a las sequías, las plagas e insectos.
  • La soja y el maíz son de los alimentos sobre los cuales más se ha trabajado genéticamente produciendo mutaciones resistentes a casi todo.
  • El arroz genéticamente modificado para que contenga mayores proporciones de vitaminas.

Un Organismo Modificado Genéticamente se obtiene mediante técnicas que permiten la inclusión en un organismo de material genético procedente de una especie diferente, lo que no se podría conseguir de modo natural (por ejemplo, un gen de bacteria en una planta).

Actualmente no se puede saber con exactitud qué cantidad de transgénicos consumimos, sobre todo teniendo en cuenta que el maíz y la soja están presentes en más del 60% de los alimentos transformados y que además forman parte de diferentes aditivos y piensos para animales. Pero los cultivos transgénicos en el mundo crecieron 6,5 millones de hectáreas en 2014.
En España, están regulados legislativamente, por lo que se deben etiquetar debidamente, indicando que son transgénicos. Es obligatorio indicarlo en el etiquetado de aquellos productos cuyo contenido en OMG (Organismos Genéticamente Modificados) supere el 0,9 %. Todas las sustancias cuyo origen sea un OMG deben mencionarlo en la lista de ingredientes con las palabras «modificado genéticamente». Los alimentos modificados genéticamente están sujetos a una evaluación de seguridad alimentaria antes de ser comercializados.

Científicos italianos publicaron en Critical Review of Biotechnology un metaanálisis de 1.783 estudios publicados entre 2002 y 2012 sobre transgénicos y sus posibles efectos en la salud humana y en el ecosistema, llegando a la conclusión de que “hasta el momento no se ha detectado ningún riesgo significativo relacionado con el uso de los cultivos transgénicos” dejando sin muchos argumentos a los colectivos antitransgénicos con su argumento de que “si no se puede demostrar que son seguros, es que no son seguros”.

Afortunadamente el consumidor puede elegir, para eso tenemos el etiquetado que nos avisa si el alimento es o no transgénico; pero sería bueno espantar los miedos, porque aunque nuestra dieta está llena de aditivos y parece ser que, de alimentos genéticamente modificados, cada vez vivimos más años.

 

 

¿Sabes congelar correctamente cada tipo de alimento? Nacho Rubio te ayudará con estos consejos.

El autor: Sara Martínez-Garrido

Sara es experta en educación nutricional con experiencia en medios de comunicación y profesora de cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *