No abuses del alcohol en Navidad

copas de champagne

Ya desde principios del mes de diciembre empezamos a celebrar estas fiestas y, cómo no, siempre hay que hacer el típico brindis: “Feliz Navidad”.

El consumo de alcohol es un hábito fuertemente arraigado y culturalmente aceptado por la mayoría de los países occidentales. Durante las fiestas de Navidad el consumo se dispara de media en Europa un 25 por ciento y con ello las complicaciones en nuestro hígado, páncreas, sistema nervioso y cardiovascular, además del índice de accidentes de tráfico. Para conocer con mayor profundidad los efectos nocivos del alcohol sobre nuestra salud podemos consultar un informe elaborado por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Ante esta realidad tenemos que conocer varios aspectos del alcohol, ¿Son todos iguales? ¿Cuánto deberíamos beber para no excedernos?

Empecemos por el principio: no todas las bebidas alcohólicas tienen la misma graduación. Por ejemplo, las que menos tienen son las cervezas, sobre todo si la tomamos sin alcohol, pero si no, se acercan a un 5%, al igual que la sidra. El vino oscila entre un 12% y un 15%, sin embargo las bebidas destiladas tipo ginebra tienen un  40%.

Tenemos una forma de saber de manera simplificada la cantidad de alcohol que consumimos. Es la unidad básica estándar de alcohol (UBE), que corresponde a 10 gramos de alcohol.

La OMS considera el consumo de alcohol de bajo riesgo (que no beneficioso):

  • Para hombres un máximo de 4 UBE al día.
  • Para mujeres un máximo de 2 UBE al día.
  • Y aconseja no sobre pasar las 17 UBE en hombres y las 11 UBE en mujeres a la semana.

Para trasformar esto en bebidas tenemos que saber que un botellín de cerveza, un chupito o una copa de vino corresponde a 1 UBE y un cubata serían 2 UBE.

A modo de consejo te aportamos cuatro puntos a tener en cuenta esta Navidad si no quieres pasarte con el alcohol:

  • No bebas si no te gusta. Muchas veces bebemos simplemente porque está presente o porque se nos ofrece, pero si una bebida no es de tu agrado, es mejor que no la bebas y elijas tomar alguna otra cosa.
  • Bebe despacio. Si te gusta brindar pero quieres conservar tu salud y tu integridad, lo mejor es beber despacio y disfrutar lo que se está tomando.
  • Utiliza vasos finos y altos. Generalmente esto es un engaño en cuanto a las porciones que bebemos, porque creeremos que tomamos más cantidad que con un vaso bajo y ancho, cuando en realidad, pueden ser igual o menos respecto a capacidad.
  • Agrega hielo extra al vaso. Con ello, la bebida se diluye y el hielo ocupa lugar, permitiéndonos beber menos alcohol sin darnos cuenta.

Espero que esta Navidad disfrutes del brindis pero, con estos trucos, sigas cumpliendo las recomendaciones de la OMS.

 

 

 

 

El autor: Sara Martínez-Garrido

Sara es experta en educación nutricional con experiencia en medios de comunicación y profesora de cocina.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *