La alimentación en los bebés de un año

madre dando comer a su bebé

Felicidades, tu hijo ya tiene un año. A lo largo de este tiempo, muchos son los cambios que ha tenido en su alimentación; pasando de ser totalmente láctea a ir introduciendo poco a poco los nuevos alimentos.

Ahora es el momento para asentar unas buenas bases nutricionales, y para ayudarte te proponemos cinco puntos a tener en cuenta:

  1. Para que su alimentación sea completa, debe cubrir sus necesidades nutricionales. Un niño de esta edad necesita consumir 108 kcal por kilo de peso y día. Esto es necesario para que logre un buen desarrollo físico y psíquico.
  1. Ten cuidado con las palomitas, uvas, trozos de salchichas, goma de mascar y los dulces gelatinosos entre otros alimentos con los quepodría atragantarse.      Además si temes que tu hijo pueda tener una reacción alérgica a ciertos alimentos, ofréceselos de uno en uno, dejando pasar al menos tres días entre ellos. Es crucial que estés pendiente por si tiene una reacción alérgica, por ello te aconsejamos que siempre estés presente cuando coma.
  1. En esta etapa, únicamente mencionar la introducción del pescado azul, como la sardina, el atún o la caballa (inicialmente mejor sin piel), y de las verduras flatulentas, como las coles, las alcachofas y los espárragos.
  1. Ya mastica, aquí tenemos la transición de los purés a la comida. Masticar le exige más esfuerzo, lo que hará que nuestro bebe se canse antes. Pero no por ello se lo debes triturar; mejor darle la comida en trozos pequeños.
  1. Otros aspectos de la dieta:
  • La leche es importante, pero no exclusiva. Si sigues dándole el pecho bastará con una o dos tomas al día. Si le das leches infantiles, es el momento de pasar a las leches de crecimiento. Y recuerda que puedes completar su ingesta de calcio con otros lácteos como queso, yogures…
  • Usa poco azúcar y sal. Cuanto más azúcar o sal usemos para cocinar, mayor será la demanda por parte de nuestro hijo. Las papilas gustativas del bebe son capaces de sacar el sabor de los alimentos. Aunque no lo creas, la leche es dulce por sí sola; no necesita adicionarla azúcar o cacao. Por otra parte se puede realzar el sabor de los alimentos con especias, como el perejil o el orégano, reduciendo de esta manera la cantidad de sal.
  • Aunque le cueste comer ciertos alimentos, frutas, verduras o pescados, no permitas que su dieta carezca de ellos. Debe comer de todo desde pequeño, así será más fácil que lo haga de mayor.
  • El agua de los alimentos no es suficiente para una buena hidratación; es necesario que nuestro bebe beba agua. Una buena idea es que se acostumbre a tomarla fuera de las comidas, así no le quitará el apetito.

Esperemos que estas pautas te ayuden a tener un niño sano y feliz. Por que no olvides que hoy estás asentando las bases de su alimentación.

 

 

Si a tus hijos les cuesta comer pescado, Nacho Rubio te dará unos consejos que pueden ayudarte.

El autor: Sara Martínez-Garrido

Sara es experta en educación nutricional con experiencia en medios de comunicación y profesora de cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *