Consejos para la alimentación de tus hijos en verano

Los niños ya no tienen colegio, y por tanto, el comedor escolar ha terminado. Ahora nos toca encargarnos de su alimentación todos los días.

Muchas veces no tenemos tanto tiempo de preparar los menús o incluso comemos muchos días fuera cuando estamos de vacaciones. Si te preocupa que tus hijos continúen llevando una alimentación nutritiva y equilibrada, te voy a dar unos trucos que podrán ayudarte este verano:

  • Aunque es normal que en verano podamos relajarnos un poco más, intenta respetar los horarios de las comidas. Seguir una rutina en la alimentación y en los horarios es fundamental para que no influya en su apetito.
  • El desayuno es muy importante, procura que empiecen bien el día y que tengan un desayuno completo que incluya leche, cereales, zumo o fruta.
  • Intenta que las comidas sean coloridas, llamarán la atención de los niños y serán más apetecibles. La mejor opción es elaborar platos con frutas y verduras como zanahorias, guisantes, maíz, aguacate…
  • Combina el almuerzo y la merienda dándoles algo más saludable primero y premiándoles con un “capricho” después. Si quieren un helado o un polo tendremos que enseñarles que la fruta es igual de importante. Así que prepárales fruta para media mañana como una manzana, una sandía o algo fresco, y por la tarde entonces podrán tomar un helado como recompensa de la mañana.
  • Puedes preparar helados y sorbetes caseros, ya que serán mucho más saludables y nutritivos. Son muy sencillos de preparar combinando fruta, leche y yogures.
  • Deben seguir consumiendo todo tipo de alimentos pero en diferente formato. En vez de tomar legumbres en plato de cuchara, pueden tomarlas en ensalada. O el pollo en vez de prepararlo al horno, podemos dárselo a la plancha o frío y acompañado de una salsa ligera de tomate.
  • Cambiar los platos calientes por los fríos. Por ejemplo, cambiar la crema de verduras por un salmorejo o un gazpacho.
  • Hidratarles durante todo el día. Además de beber agua, puede ser con zumos o incluso alguna bebida refrescante de vez en cuando. Puedes ayudarte con cantimploras, pajitas o artilugios que llamen su atención y hagan que acaben bebiendo de forma indirecta.
  • Llévales a comer a sitios curiosos como una terraza, en el césped del jardín, un parque, un chiringuito de la playa o incluso puedes preparar un picnic.

Tenerlos entretenidos y conseguir que jueguen y se diviertan hará que coman bien y que sigan igual de sanos que en invierno.

El autor: Ángel León

Ángel León es un prestigioso cocinero español. Jefe de cocina del restaurante Aponiente, ubicado en El Puerto de Santa María, que cuenta con dos estrellas Michelin y tres Soles Repsol. Se ha dado a conocer en el mundo gastronómico español gracias a un estilo centrado en productos marinos que le ha valido el sobrenombre de "El Chef del Mar".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *