7 consejos para que tus comidas sean más ligeras en verano

Bowl of vegetable salad against a beach background.

El verano ya está aquí y con él han llegado  las noches largas, el sol y el calor, sobre todo el calor. Uno de los factores más importantes para combatir este calor insoportable, es modificar nuestra alimentación.

Tenemos que recurrir a productos de temporada, sobre todo fruta y verdura, aligerar los platos que comemos ya que deben ser menos contundentes y copiosos y debemos cambiar el plato hondo por la ensaladera.

Ten en cuenta estos consejos que debes aplicar en tu alimentación durante estos meses de verano:

  1. Lo primero y fundamental es consumir más frutas y verduras, procurando escoger los productos de temporada.
  1. Debemos hidratarnos mucho más. Si la recomendación normal es de 2 litros al día, debemos incluir al menos 1/2 o 1 litro adicional, ya sea en forma de té frío, gazpacho o cualquier otra bebida que nos restituya los minerales que perdemos por el sudor.
  1. Debemos potenciar las frutas ricas en agua como puede ser el melón o la sandía, que pueden llegar a tener hasta un 95% de agua.
  1. Hay que seguir consumiendo legumbres pero en esta época cambiamos el cocido, la fabada, etc. por ensaladas de legumbres. Podemos elaborar, por ejemplo, ensaladas de espinacas, atún claro, queso fresco, que incluyan también garbanzos para que nos aporten los hidratos de carbono que necesitamos.
  1. Consumir ensaladas es fundamental y no sólo deben ser de lechuga. Podemos optar por la rúcula, los canónigos, la escarola, acelgas, espinacas… Incluso también podemos hacerlas sin verduras de hoja verde, siempre podemos optar por una ensalada de tomate y cebolla que es muy apetecible.
  1. Otra opción indispensable para el verano son las ensaladas sin verduras. Podemos optar por una ensalada de pasta con dados de pavo y una buena vinagreta o una ensalada campera con patatas y pimientos. Incluso un tabulé, con cuscús como base y verduras muy cortadas, una opción muy ligera y refrescante y más si le añadimos un poco de limón.
  1. Sustituir la carne en sí por fiambre. Por ejemplo, en vez de consumir pechugas de pavo, podemos tomar pavo en fiambre con unos frutos secos. O en vez de preparar salmón al horno, se puede optar por salmón ahumado con cebolla y alcaparras.

La ventaja de todos estos platos es que además de ser mucho más ligeros y menos pesados para esta época del año, la mayoría los podemos comer fácilmente en cualquier lugar, en un parque, en el jardín o incluso en la playa.

 

 

 

 

¿Sabes cómo puedes comer menos gracias a las ilusiones ópticas? Nacho Rubio te lo cuenta en este vídeo.

El autor: Guillermo V. Rodriguez

Guillermo es nutricionista y Personal Eating Trainer. Es un comunicador nutricional que pretende transmitir unos hábitos saludables combinando Nutrición y Gastronomía ya que Comiendo Se Entiende La Gente.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *