Consejos para correr en verano

Con la llegada del verano muchos pensamos que es el momento ideal para correr: vacaciones y muchas más horas de luz, la combinación ideal. Nos sentimos más vivos y con más ganas. Pero ¿es realmente el mejor momento? Sí, lo es. Pero siempre y cuando tomemos las medidas oportunas.

  1. Las horas: Es obvio, nos lo repiten en los telediarios, en los periódicos y en cualquier artículo como este, pero evita las horas centrales del día. El calor intenso y el sol pueden provocarnos un golpe de calor. Y todos los veranos escuchamos, desgraciadamente, varias muertes por esto. Lo mejor es salir a primera hora, incluso madrugando mucho (hay tiempo para una siesta). Si no puedes, a última hora, cuando ya ha anochecido, aunque si estás en una ciudad puede que el asfalto a esas horas “expulse” el calor.
  1. El sol: si vas a la playa y te echas protector solar ¿por qué cuando sales a correr no tendrías que echártelo? El sol es el mismo y quema igual. Ponte crema por todo el cuerpo, incluso las zonas que están protegidas por ropa. Y no te olvides la nuca y la cara. Por desgracia, sé lo que es quemarse corriendo. Tuve las marcas de esas quemaduras durante meses… No corras riesgos y échate un factor alto. Ten en cuenta que si vas a estar mucho tiempo no podrás echarte más, (salvo que cargues con ella… cosa poco recomendable) como cuando vas a la playa. Y al llegar a casa, after sun.
  1. Ojos: La claridad y el sudor pueden jugarte una mala pasada. Protege tus ojos con unas buenas gafas de sol. Busca unas deportivas, que se ajustarán mejor y no se moverán mientras corres. Recuerda siempre que lleven el sello de Calidad. Ya hay gafas de protección alta por precios muy asequibles para todos.
  1. Ropa: Fuera complejos. Hace calor, así que vamos a llevar pantalones cortos, incluso cortísimos. También veremos a muchos hombres sin camiseta y a mujeres en top (recordad siempre usar un buen sujetador deportivo que haga bien su función: sujetar). Ropa ligera, transpirable, cómoda…
  1. Rozaduras: además de usar una ropa cómoda y de nuestra talla, en verano es aún más fácil que nos salgan rozaduras. La solución es muy simple: vaselina pura. No te cortes, en inglés, axilas y muy especialmente (chicos y chicas) pezones. De hecho, es desgraciadamente habitual ver en las maratones populares a algún corredor entrando en meta con sangre en los pezones. Duele de pensarlo, ¿verdad? Pues ya sabes, vaselina.
  1. Evita altas pulsaciones: con el calor, es mejor que hagamos un entrenamiento más largo y suave que no de altos ritmos o series. El propio calor ya nos subirá las pulsaciones. Si corres con pulsómetro lo notarás mucho.
  1. Cambia el recorrido: aprovecha el tiempo extra de las vacaciones, que estarás en el pueblo o en la playa… y aprovecha a correr por sitios diferentes. Otros parques, otras calles, la playa o el paseo marítimo, un monte… Aprovecha que has quedado con un amigo en su piscina para ir corriendo y refrescarte allí… En definitiva, cambia el chip para darle a tu rutina un ritmo diferente.

Con estos consejos seguro que disfrutas de un verano a tope y cargas las pilas para, en septiembre, empezar el curso al 100%.

 

 

 

¿Sabías que puedes mejorar tu salud comiendo 49 pistachos al día? Nacho Rubio te lo explica en este vídeo.

El autor: Antonio Cartier

Antonio no concibe la vida sin deporte. Es una parte de su forma de ser y de entender la vida. Y, aunque nunca ha sido especialmente bueno en ninguno, ha disfrutado jugando al fútbol, ha aprendido los conceptos básicos del Judo, ha alcanzado el cinturón negro de Kárate por la escuela Wado Ryu, ha corrido un maratón y hasta se ha atrevido con un triatlón distancia Medio Ironman.

¡Sigueme en Twitter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *