Consejos para elaborar la ensalada perfecta

delicious tuna salad with tomato and onion on ceramic bowl

Muchas personas decidimos ponernos a dieta para bajar de peso sobre todo en verano,  como si el resto del año no fuese posible. Pero esto conlleva algunos errores como, por ejemplo, tomar ensalada siempre para cenar y sobre todo de lechuga, lo que nos provoca irnos muy hinchados a la cama.

No se puede abusar de esta manera de algunos alimentos, por ello debemos dosificarlos y tener en cuenta que existe una amplia variedad, como siempre digo, las ensaladas no tienen por qué ser solo verdes.

Las ensaladas son frescas y fáciles de preparar. También se pueden hacer templadas, pero estas mejor cuando vuelva el frío, ahora vamos a centrarnos en ensaladas ligeras, refrescantes y fáciles de hacer, por lo que vamos a ver los ingredientes necesarios y unos pequeños trucos para no ponerle calorías de más a nuestras ensaladas y conseguir así una ensalada perfecta:

  • Elige una base. Puede ser desde una verdura de hoja verde como rúcula, canónigos, espinacas, escarola, acelgas… hasta un tomate, las ensaladas de tomate son muy apetecibles y más en verano que es época de tomates. También podemos optar por bases como quinoa, cuscús, o incluso pasta, aunque esta última te la recomiendo más al mediodía porque los hidratos de carbono tardamos más en digerirlos.
  • Elige 2 proteínas. Mis ensaladas siempre suelen estar compuestas por la base más 2 ingredientes. Esos 2 ingredientes suelen ser proteínas. Puede ser un huevo, un lácteo como un queso semigraso, una carne como jamón o pavo o incluso un pescado. Una buena opción son las conservas, concretamente el atún claro. Simplemente hay que abrir la lata y verterla sobre la ensalada, así de sencillo, sin cocinar ni nada.
  • Dale un toque por encima. Los trozos de pan frito o crutones son cosas muy apetecibles pero se pueden evitar. Mi recomendación es poner chía o sésamo tostado por encima. Le da también ese toque crujiente que aporta el pan, pero evitamos las calorías de más.
  • Aliños. La mejor opción es optar por sal, aceite y vinagre, o en vez de vinagre limón. Lo importante es que sea un chorrito, no inundar la ensalada en una sopa de aceite que pondrá calorías extras a nuestra ensalada.

Mi ensalada perfecta sería: base de espinacas, dados de queso fresco, atún claro y frutos secos. Y como toque personal pimienta a la hora de aliñar, para darle esa alegría. ¿Cuál es la tuya?

 

 

 

 

Es importante saber cómo se congela cada tipo de alimento para que se conserven adecuadamente. Nacho Rubio te da unos consejos en este vídeo.

El autor: Guillermo V. Rodriguez

Guillermo es nutricionista y Personal Eating Trainer. Es un comunicador nutricional que pretende transmitir unos hábitos saludables combinando Nutrición y Gastronomía ya que Comiendo Se Entiende La Gente.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *