5 cenas ligeras

omelette with ham, cherry tomatoes and cilantro

Hay un refrán que dice: “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”. Y es cierto que las cenas deben ser ligeras, entre otras cosas, porque la actividad que vamos a llevar a cabo después de la cena es muy baja ya que es el final del día y no necesitamos “combustible” como a primera hora. Eso sí, es muy importante cenar, porque una cosa es hacer una cena ligera y otra diferente es no cenar nada, ¡hay que cenar!

Por ello, vamos a ver 5 cenas ligeras que nunca fallan y que nos permitirán hacer una buena digestión antes de irnos a la cama:

  1. Una de las más habituales y tradicionales es la tortilla francesa. Francesa, sí, no vale tortilla de patata porque contiene patata y esos hidratos tardamos más en digerirlos. Pero la tortilla francesa es fácil, rápida y sencilla de preparar. Podemos hacer una tortilla de un par de huevos, y de esta manera vamos cubriendo también la cantidad de huevos que necesitamos a la semana. Para darle un toque de sabor a nuestra tortilla podemos incluir algún elemento, como por ejemplo, dados de pavo o una lata de atún claro.
  1. Carne blanca a la plancha. Quizá estés pensando que una pechuga de pavo o pollo a la plancha es algo triste y simplón, incluso insípido. El truco está en el aderezo y con esto no quiero decir que optes por salsas, sino más bien, por especias. Un poco de orégano, perejil o ajo en polvo puede ser una opción ideal y además evitas la sal.
  1. Fiambres Optar por fiambre de pavo o jamón york nos saca de más de un apuro, entre otras cosas, porque no hay nada que cocinar. Además, la variedad es amplia, a día de hoy existe braseado, ahumado… Y si lo acompañamos con un poco de queso de Burgos, mucho mejor.
  1. Conservas. Podemos optar por unos mejillones o por una lata de sardinas. Una de las opciones más simples y apetecibles es abrir una lata de sardinas y ponerle un poco de limón, pero si con eso te quedas con hambre, puedes añadir un buen tomate e incluso jugar con especias. ¡Tendrás una ensalada de lo más especial!
  1. Ensaladas de hoja verde. Una base de espinacas, escarola, rúcula, canónigos, acelgas… La oferta es muy amplia. Añade una lata de atún, nueces, sal, aceite y vinagre.

 

Cena ligero siguiendo estos consejos, te sentirás mejor y tu organismo te lo agradecerá.

 

 

 

Es muy importante no saltarse la cena, Nacho Rubio te lo explica en este vídeo.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *