5 claves para la higiene de los alimentos

¿Sabías que los alimentos mal tratados contienen microorganismos peligrosos y sustancias tóxicas que pueden causar más de 200 enfermedades? Te ofrecemos unos consejos para mejorar la seguridad alimentaria.

La comida casera es excelente para la salud, pero no todo es maravilloso en la cocina. No olvidemos que esta parte de la casa es un verdadero laboratorio en el que se realiza la manipulación de alimentos y, si el entorno no está limpio y aseado, los gérmenes pueden disfrutar fácilmente de una estancia de cinco estrellas.

La inocuidad de los alimentos es algo serio: cada año mueren cerca de dos millones de personas como consecuencia de enfermedades diarreicas por la ingesta de agua o alimentos contaminados, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además este tipo de enfermedades pueden acarrear problemas de salud a largo plazo y causar enfermedades muy graves como el cáncer, la artritis y los trastornos neurológicos.

La solución es sencilla: una preparación apropiada de los alimentos puede prevenir la mayoría de las enfermedades de transmisión alimentaria causadas por microorganismos peligrosos y sustancias químicas tóxicas.

 

De la tienda al plato

Sin duda, la mejor manera de evitar las intoxicaciones alimentarias es la prevención. Para empezar es muy importante el tipo de alimento que vamos a consumir y conocer su tratamiento. De ello dependerá su conservación a partir del momento de la compra, y conocer, una vez abierto, cuánto tiempo puede guardarse.

Esta información se encuentra en la etiqueta del producto, donde el fabricante o productor explica los detalles. ¡Solo hay que leerla!

 

Cinco claves para la inocuidad de los alimentos

Estas recomendaciones de la OMS te ayudarán a evitar que los microorganismos infecten tu comida:

  1. Mantén la limpieza: Lávate a menudo las manos: antes de empezar el trabajo y después de cualquier interrupción.También después de manipular un alimento y pasar a preparar otro. No olvidemos que las manos son uno de los vehículos más habituales de transmisión de microorganismos. Para prevenir el contagio cruzado es transcendental la limpieza y desinfección de la cocina, en especial la higiene de las superficies donde vamos a manipular los alimentos, pero también del resto de la estancia, incluidos los utensilios y los pequeños electrodomésticos (batidora, exprimidora, etc.). ¡Y que sea una limpieza a fondo y de forma diaria!
  1. Separa alimentos crudos y cocinados: Debes separar las zonas donde se manipulan los alimentos crudos de las que se preparan alimentos cocidos o a punto de consumir. Utiliza también utensilios y recipientes distintos para tratar los alimentos crudos y evitar así una contaminación cruzada.
  1. Cocina completamente: Los alimentos tienen que llegar durante la cocción a un mínimo de 70ºC en toda la masa, especialmente la carne, el pescado, el pollo y los huevos, ya que son alimentos que proporcionan las condiciones ideales para el crecimiento de microbios. Cuando recalientes los alimentos cocinados asegúrate también de que alcanza esa temperatura. La correcta cocción mata casi todos los microorganismos peligrosos. Siempre descongela totalmente los alimentos congelados antes de cocinarlos.Es recomendable consumir pronto los alimentos cocinados.Mejor hacerlo antes de 2 horas.
  1. Mantén los alimentos a temperaturas seguras: Una conservación adecuada puede evitar o reducir la formación de algunas toxinas naturales. Conserva los alimentos cocidos en condiciones adecuadas: en calor por encima de 60ºC o en frío por debajo de 10ºC, ya que algunos microorganismos pueden multiplicarse rápidamente a temperatura ambiente. No descongeles los alimentos a temperatura ambiente.
  1. Usa agua y materias primas seguras: Aunque no lo parezca, en el hielo se mantienen vivos muchos microorganismos patógenos. Escoge alimentos con alto riesgo de contaminación ya tratados (leche pasteurizada) para asegurar la inocuidad. Lava y pela los alimentos para reducir el riesgo de las sustancias químicas presentes en la superficie de los alimentos.

Y recuerda: la mejor prevención es una buena higiene.

 

 

 

¿Sabes cómo debes congelar cada tipo de alimento? Nacho Rubio te lo cuenta en este vídeo.

El autor: Carmen Espinosa

Periodista especializada en temas de salud y experta en nutrición. Ha trabajado en diversos medios de comunicación y portales online. A Carmen le gusta ofrecer información útil, interesante y fácil de entender. Puedes encontrarla en Twitter en: @cespidz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *