Entrenar en invierno

Dicen los Stark que “Winter is coming” pero la verdad es que el Winter ya está aquí. Así que lejos de reducir nuestra actividad física a mirar la chimenea (bueno, el que la tenga) y sujetar fuerte la manta para estar bien abrigados,  vamos a repasar una serie de cosas que sí podemos hacer en estas frías fechas para activarnos y mantenernos en forma.

Correr: Hace frío, sí, pero ya te contamos el año pasado unos consejos para que pudieras correr a pesar de las bajas temperaturas así que no tienes ninguna excusa para quedarte en el sofá.

Prueba deportes indoor: si a pesar de esos consejos te cuesta salir a correr o cualquier otro ejercicio  al aire libre la solución es fácil, ¿verdad? Aprovecha estos meses de frío para probar con ese deporte que llevas tiempo queriendo practicar y que se hace en un espacio cerrado. Ya sea natación, boxeo, crossfit o cualquier otro que te apetezca. La motivación por algo nuevo te impulsará a salir del sofá.

No madrugues: si una cosa buena tiene el invierno es que la mejor hora para entrenar es a mediodía, cuando la temperatura es más alta. Es verdad que con el trabajo o las clases  no siempre es posible, pero al menos los fines de semana (o el día que libres) sí podemos aprovechar esto para levantarnos más tarde, desayunar tranquilamente y luego, sin prisas, entrenar.

Sube a la nieve: esto es, sin duda, lo mejor del invierno. Ni siquiera hace falta que sepas esquiar (o hacer snowboard) aunque siempre puedes apuntarte a un curso para aprender. Basta con subir y andar por allí, jugar a tirarse en trineo, pasear con los perros, hacer una ruta… Hay mil planes.  Siempre, claro, con las medidas de seguridad: cadenas y el coche lleno de gasolina, ropa adecuada, móvil cargado, haber repasado el parte meteorológico…

Vete de compras: bueno, no es que esto sea un ejercicio en sí mismo, pero lo parece. A mí por lo menos me cansa mucho… Aunque estés tentado de hacer todas tus compras con un click, puedes aprovechar e ir a hacer las compras presencialmente. Entre regalos, comidas, amigos invisibles y las cosas que necesitamos nosotros nos podemos hacer muchos kilómetros paseando. Eso sí, no vale hacer el trayecto en coche. Se trata de ir andando a las tiendas.

Y después de las cenas… : En estas fechas las cenas de amigos, empresas y grupos abundan y nos llenan la agenda. Son cenas en las que el alcohol y las comidas copiosas son la normalidad. Y como no te vamos a pedir que seas un antisocial sí que te vamos a pedir que intentes, en la medida de lo posible, volver de esas cenas dando un paseo. Así, bajarás un poco la cena antes de dormir y evitarás coger el coche (y los accidentes y multas que podrías tener bebiendo). Este paseo te ayudará digerir mejor la comida y dormir mejor.

 

Como siempre decimos, lo importante es no parar y tener una actitud abierta y activa para hacer planes nuevos y diferentes. Mucho ánimo y ¡Felices Fiestas!

 

 

 

 

Si te da pereza ir al gimnasio, Nacho Rubio te da unos consejos que te ayudarán a convertirlo en una costumbre.

El autor: Antonio Cartier

Antonio no concibe la vida sin deporte. Es una parte de su forma de ser y de entender la vida. Y, aunque nunca ha sido especialmente bueno en ninguno, ha disfrutado jugando al fútbol, ha aprendido los conceptos básicos del Judo, ha alcanzado el cinturón negro de Kárate por la escuela Wado Ryu, ha corrido un maratón y hasta se ha atrevido con un triatlón distancia Medio Ironman.

¡Sigueme en Twitter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *