Cómo evitar el estrés en Navidad

La Navidad es un momento de compromisos sociales, de compras, de  viajes y también un aumento de los gastos económicos. Todas estas situaciones hacen que el 65% de la población adulta experimente algunos síntomas relacionados con el estrés durante las fechas previas a la Navidad y en el trascurso de los días de fiesta.  Entre otros, ansiedad, nerviosismo, agotamiento, irritabilidad, tristeza y falta de ánimo.

Ya sabemos que el estrés puede aumentar durante las vacaciones y si a eso le sumas que es Navidad y se han de preparar muchas cosas, puede ser un momento del año que se termine odiando. Para evitar esos momentos de estrés y disfrutar de la Navidad y las reuniones con amigos y familiares, te aconsejamos seguir algunos de estos consejos.

  • Planifica todo lo que puedas. Haz una lista de las cosas que has de hacer y establece prioridades.Para evitar las compras de última hora y las aglomeraciones de los centros comerciales puedes ir comprando con antelación los regalos, comida y bebida que tengas pensado.
  • Controla los gastos.No olvides afrontar las compras teniendo claro el presupuesto con el que cuentas y comprando solo aquello que realmente es indispensable.
  • Evita los excesos a los que no estés acostumbrado. Es un momento en el que se celebra entorno a las comidas y cenas, que invitan a consumir alcohol y comer más de lo habitual. Prueba a seguir celebrando esos encuentros tomando aquello que le sienta bien a tu cuerpo y siempre cuidando tu salud. Limpia tu cuerpo de toxinas con desayunos saludables de frutas.
  • Deja un espacio en la agenda para hacer lo que deseas. Es un buen momento para dedicártelo a ti e invertir tu energía en aquellas cosas que te gustan y con las que disfrutas. No te dejes llevar solo por las propuestas que te hagan, párate a escuchar lo que te apetece hacer y a desconectar si lo necesitas.
  • Combina las comilonas con el deporte y un buen descanso. Ya que es un momento en el que probablemente no te alimentes de forma sana, trata de compensarlo haciendo ejercicio, dando paseos y permitiéndote alguna escapada a la naturaleza para oxigenarte y respirar aire puro. No olvides dormir al menos 8 horas diarias para estar descansado el resto del día.
  • Tienes derecho a decir no a los compromisos sociales. También es posible no asistir a algunas cenas o comidas de empresa y celebraciones familiares si no te apetece y sientes que va a ser incómodo o negativo para ti.
  • Mantenerte al margen de algunas conversaciones. Los momentos de encuentros familiares pueden llegar a generar mucha tensión y a veces se habla de temas que no siempre acaban bien. Si quieres evitar las discusiones, no está de más que te guardes tu opinión para otro momento.
  • Comparte tus preocupaciones y pide ayuda si lo necesitas. Si tienes muchas cosas que hacer, pídele a otros que te echen una mano. Además hablar con gente cerca sobre todos los pensamientos que te preocupan te sentará bien.

No olvides que la Navidad solo dura unos días y que es un momento para disfrutarlo y pasarlo bien junto a las personas que quieres. ¡Deja a un lado las prisas y preocupaciones y ríe hasta que te duela la tripa!

 

 

 

 

El estrés puede aparecer en cualquier momento, por eso Nacho Rubio te cuenta unos trucos para ayudarte en esos momentos difíciles.

 

 

El autor: Esther Camuñas

Me apasionan las personas, descubrir lo que sienten, escuchar lo que piensan y observar cómo lo expresan y cómo se comunican. Más de 12 años acompañando a organizaciones y equipos en su proceso de crecimiento, y tratando de aportar mi experiencia en comunicación para ayudarles a sacar lo mejor de sí mismos, su esencia.

¡Sigueme en Twitter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *