Control y gestión de tu actividad física

gestion actividad fisica

Saber qué y cómo hacemos algo nos ayuda a gestionar, analizar y controlar factores que, en mucho casos, son esenciales cuando se refieren a nuestra actividad física.

Existen diferentes formas de poder llevar este control y pueden abarcar desde las anotaciones en calendarios u hojas de cálculo hasta programas especializados que nos permiten tener un historial de todos nuestros entrenamientos.

Comenzando por lo más simple y rápido, lo ideal es anotar varias parámetros una vez finalizada la sesión diaria. Los datos mas básicos que tendríamos que tener en cuenta son:

  • Tiempo que dura la sesión.
  • Percepción/Índice de fatiga, para poder medir este parámetro puedes utilizar la “Escala de Borg”, un método subjetivo para descubrir el esfuerzo que realizamos cuando hacemos ejercicio.
  • Kms, para llevar un control del total recorrido en diferentes días. Este indicador también nos permite saber cuándo sería conveniente hacer un cambio de zapatillas (entre los 700-800kms de uso).
  • Perfil del recorrido para saber cuándo hacer trabajo de cuestas, en llano o zonas Trail.
  • Series, repeticiones y peso. En el caso de hacer sesiones en sala fitness, controlar estos indicadores nos sirve para saber el proceso de progresión y tipos de ejecución en los ejercicios marcados.
  • Tipo de ejercicio y actividad, que nos valdrá para saber que entrenamiento es el adecuado en días continuos, para así evitar sobrecargas, molestias o bien procesos de fatiga por la repetición continua de la misma actividad.

Si disponemos de pulsómetro podemos anotar la frecuencia cardíaca con la media y máxima de pulsaciones y el resto de datos volcarlos a las plataformas especializadas de cada marca: Garmin (Connect), Suunto (Movescount2), Polar (Polar Flow), etc.

En el caso de llevar este control en una hoja de cálculo (Excel-Numbers) podemo además crear gráficos y curvas, que podrían darnos un mayor impacto visual.

Se podrían añadir las horas de sueño de manera aproximada, la frecuencia cardiaca cuando nos levantamos y al acostarnos, así como las visitas que hemos hecho al Fisioterapeuta para mejorar nuestro estado general a nivel muscular y esquelético.

Otros indicadores que podríamos controlar son el apetito y el estado de ánimo. Puedes medirlos en una escala de entre 6 y 10 valores:

  • Apetito: mucho apetito, bastante, algo, forzado, inapetencia, nada, etc.
  • Ánimo: eufórico, motivado, normal, apático, desmotivado, etc.

La suma de estos factores y el control de ellos nos harán más fácil gestionar estados tan fundamentales como la fatiga física, el estado emocional o simplemente saber si la línea que seguimos es la adecuada.

El autor: Kay Puentes

Deportista amateur que ha conseguido alcanzar alguno de sus sueños como Ironman de Lanzarote, Maratón de Nueva York, Ultra Travesías de larga distancia, etc. Le gusta facilitar la posibilidad de mejorar la salud en cualquier persona y de colaborar para que sea más fácil ese camino difícil que a veces supone perder unos kilos, mejorar nuestra autoestima a través de la actividad física o simplemente ser felices consiguiendo algo que hemos visto demasiado lejos o difícil. Puedes encontrale en Twitter en: @KayPuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *