Los tres pilares de un cuerpo sano, por Saúl Craviotto

Saúl Craviotto

Afortunadamente hoy en día la gente se preocupa cada vez más por su salud. Y no hace falta ser un deportista de élite para llevar una vida saludable. Todos podemos seguir unas pautas de conducta en nuestra rutina diaria para conseguirlo. Y es más fácil de lo que parece. Eso sí, en esto, cómo en todo, no existen recetas milagrosas. Simplemente hay que tener disciplina y estar dispuesto a conseguirlo. Aquí os dejo unos sencillos consejos que harán que os sintáis mejor con vosotros mismos.

 

  1. La primera clave es la alimentación.

Y aquí no hay secretos ni excepciones. Una dieta equilibrada es fundamental. No se trata de hacer dietas milagrosas ni renunciar tampoco a pequeños caprichos esporádicos. Hay que comer de todo en su justa medida. Sin abusos, claro está. Yo como deportista y sobre todo durante las competiciones, debo tener más cuidado con algunos alimentos, como por ejemplo los dulces, pero en el día a día, el equilibrio es la única “receta mágica” que conozco.

 

  1. La segunda clave es practicar ejercicio de manera habitual.

Cada uno dentro de sus posibilidades. Siempre será mejor caminar, aunque solo sean 30 minutos al día, que no hacer nada. Mis pautas de entrenamiento son duras, no lo voy a negar, pero no hace falta estar remando durante cinco horas cada jornada para estar sano. Lo importante es hacer ejercicio con regularidad. El cuerpo lo agradece.

 

  1. Y la tercera clave, que muchas veces nos olvidamos de ella, es el descanso.

Tu cuerpo necesita descansar, sobre todo si lo sometes a determinados esfuerzos puntuales. En mis entrenamientos se pautan por igual las sesiones de alta intensidad física, cómo las jornadas de descanso. Porque aquí, otra vez el concepto clave es el equilibrio. De nada sirve darte una “paliza” todos los días, si no le das a tu cuerpo el descanso necesario. Primero porque no estás trabajando como deberías y segundo porque es fundamental para prevenir lesiones.

 

Y simplemente dejadme añadir un apunte más. Para lograr todo esto hay que llevar una disciplina y ser constante. Llevar una vida sana únicamente durante unas semanas al año no sirve, porque la salud hay que cuidarla todos los días. Sin excepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *