Alimentación Ecológica

Los alimentos ecológicos, también llamados biológicos u orgánicos, se diferencian de los alimentos convencionales en su forma de producción

Su producción se basa en tecnologías agrarias y ganaderas en las que no se utilizan productos químicos de síntesis (fertilizantes, plaguicidas o antibiótico) y tienen como objetivo preservar el medio ambiente. En el caso de la agricultura ecológica, regulada en España desde 1989, se intenta mantener o incrementar la fertilidad del suelo y obtener alimentos con todas sus propiedades naturales.

Respecto a la ganadería ecológica, se evita el estrés de los animales y potencian su crecimiento en semilibertad o libre pastoreo de tipo natural con forrajes ecológicos y sin ingredientes transgénicos, sin antibióticos ni hormonas.

La producción integrada es una forma intermedia de producción de alimentos entre la ecológica y la convencional.

A FAVOR:

  • Tienen mayor calidad nutricional

Los alimentos ecológicos son más ricos en nutrientes por su menor contenido en agua. Contienen mayores cantidades de sustancias antioxidantes (60% más, especialmente polifenoles) y menos contenido en pesticidas (-87% de nitritos, -30% de nitratos) y cadmio (-50%) que los alimentos convencionales, según arrojaba un estudio publicado en la revista British Journal of Nutrition en julio del 2014. Aunque este es un tema controvertido y se necesitan más estudios que demuestren que los alimentos ecológicos son mejores para la salud.

  • Saben mejor

Los abonos químicos además alteran la bioquímica de las plantas, lo que modifica la composición de los alimentos. Los alimentos ecológicos tienen mejor sabor porque tampoco han sido mantenidos de forma artificial en cámaras frigoríficas.

Muchos consumidores aseguran que cuando se ha probado el sabor a huerta de un tomate ecológico es difícil volver a los de supermercado que saben a corcho. Pero otras voces aseguran que no tiene que ver nada el uso de químicos, que se trata de la madurez del alimento en sí.

  • Cuidan el medio ambiente

Aspectos como el ahorro de combustibles, una menor erosión, una reducción en la contaminación de aguas subterráneas, prescindir de las industrias monocultivo y de las explotaciones agrícolas masivas hacen que este tipo de producción sea más respetuosa con el medio ambiente y no ponga en riesgo la biodiversidad.

  • Potencian la economía local

Además de apoyar la economía local, los productos son más frescos porque no tienen que ser transportados largas distancias y conservados durante semanas en congeladores.

  • Fomentan el consumo de alimentos de temporada

Los alimentos ecológicos están adaptados a cada estación del año, siendo más baratos.

  • Tienen menos pesticidas

La agricultura ecológica limita al máximo el uso de plaguicidas químicos. Se utilizan pesticidas no sintéticos que se ajustan a normas sobre materias permitidas, restringidas y prohibidas.

La producción agraria ecológica se apoya en métodos de trabajo tradicionales pero menos agresivos, que fomentan la fertilidad del suelo y la salud de las plantas. Evita el empleo de abonos químicos y pesticidas que empobrecen la tierra afectando a su fertilidad y vida microbiana.

EN CONTRA:

  • Son más caros debido a que su producción es mucho más elaborada.
  • No son tan accesibles como los productos convencionales.
  • Mayor riesgo de contaminaciones microbianas que los alimentos convencionales debido a que no utilizan agentes conservantes, practican tecnologías más suaves y usan abonos orgánicos.

Los alimentos ecológicos además de ser más completos nutricionalmente son la mejor opción para cuidar el medio ambiente y apoyar la economía local

El autor: Carmen Espinosa

Periodista especializada en temas de salud y experta en nutrición. Ha trabajado en diversos medios de comunicación y portales online. A Carmen le gusta ofrecer información útil, interesante y fácil de entender. Puedes encontrarla en Twitter en: @cespidz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *