El cuidado de los pies

cuidado pies

¿Qué errores estás cometiendo y deberías evitar en el cuidado de tus pies? ¡Te los descubrimos!

Evitar errores en el cuidado de los pies

Muchos de los problemas en los pies tienen que ver con algunos errores relativamente habituales. Por ejemplo, en el cuidado de las uñas, es frecuente apurar demasiado en el corte y redondearlas. Y, de este modo, se favorece que la uña se pueda clavar.

Como explica Francisco Gómez-Calcerrada, podólogo de la Clínica del Pie Gómez-Calcerrada, esto podría prevenirse con un corte recto y respetando un par de milímetros de longitud como mínimo. “También conviene recordar que lo ideal es utilizar material desechable o de uso personal para evitar contagios”, recomienda.

Es importante secarlos muy bien tras el baño o la ducha, especialmente entre los dedos, para evitar un terreno favorable para hongos o papilomas.

Además, hay que cuidar mucho la hidratación y hacerlo con cremas apropiadas, con una concentración de urea próxima al 20%. “De cara al verano, la hidratación es especialmente importante, ya que el pie está más expuesto y es frecuente que se reseque el talón”, advierte.

¿Cómo elegir el calzado?

Un error bastante frecuente tiene que ver con la mala elección del calzado. “Mi recomendación es que se prueben muy bien en la tienda ambos zapatos. Y, siempre que sea posible, hacerlo a última hora de la tarde que es cuando el pie está más hinchado”, aconseja.

“Es importante pensar muy bien qué tipo de actividad se va a realizar o qué uso se le va a dar a ese calzado, o durante cuánto tiempo se va a llevar. Lo ideal es un calzado ligero, de pala ancha, que respete la forma de los dedos, con una suela de grosor medio y flexible y unos materiales que favorezcan la transpiración. También es importante que el calzado no ‘chanclee’, es decir, que vaya sujeto al talón de algún modo para evitar que los dedos tengan que hacer un esfuerzo adicional para no perder el zapato y se agarren. El tacón ideal oscila entre los 2 y los 4 centímetros y es mejor un ligero tacón que totalmente plano, en el caso del calzado femenino”, resume. Además, “es aconsejable alternar varios tipos de calzado. Y, ahora que estamos en la antesala del verano, no abusar de las chanclas”, añade el podólogo

¿En qué momento hay que buscar ayuda profesional?

En el caso de los ancianos, es importante que un profesional se ocupe del cuidado habitual del pie. Precisamente por la pérdida de sensibilidad y por las complicaciones circulatorias que son bastante frecuentes, entre otros motivos. “Un paciente anticoagulado o un diabético puede tener un verdadero problema con un simple corte y, a partir de ciertas edades, este tipo de cuidados suponen un esfuerzo importante para ellos”, indica.

Para el resto de la población, la recomendación general es que acudan siempre que tengan algún tipo de molestia o detecten algún tipo de anomalía en la piel. Es importante indicar que el dolor de pies no es normal, por lo que hay que indagar en su origen y tratar de remediarlo.

También es importante que se acudida si se va a realizar alguna práctica deportiva que tenga una repercusión especial en el pie, como el running -tan de moda-, deportes de salto, atletismo, etc. Una consulta previa puede ahorrar lesiones importantes.

El autor: Javier Granda

Periodista freelance especializado en salud, escribe en los principales medios dirigidos tanto a médicos y farmacéuticos como público en general. Primer premio de la Asociación Nacional de Informadores Sanitarios a la mejor labor de comunicación en salud.

¡Sigueme en Twitter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *