¿Qué me pongo? Consejos sobre indumentaria deportiva

indumentaria deportiva

Muchas veces a la hora de elegir qué ponernos cuando vamos a hacer deporte el primer impulso es guiarnos por criterios puramente estéticos. Pero quizá deberíamos reflexionar si estamos haciendo siempre lo correcto. Y más si tenemos en cuenta la cantidad de disciplinas deportivas que hay y las diferentes condiciones climatológicas que podemos encontrarnos.

Antes de tomar una decisión debemos tener en cuenta que existen ciertas pautas comunes y relativamente sencillas a la hora de vestirnos para practicar nuestro deporte favorito, o de realizar cualquier ejercicio que implique un desgaste físico.

 

  1. La primera premisa que debemos seguir y que es de simple sentido común, es la comodidad personal.

Si una camiseta, pantalón, sudadera, calcetín, gorro, guantes etc. nos resultan ligeramente incómodos desde el momento en que nos los probamos, lo único que puede suceder y seguramente sucederá, es que esa incomodidad se vaya agravando con la práctica del deporte en cuestión. La estética no debe estar reñida con la comodidad y si hay que sacrificar algo, mejor lo primero que lo segundo.

 

  1. Un segundo aspecto que debemos tener en cuenta es que determinados ejercicios te hacen transpirar más que otros, y el practicarlos en un gimnasio o al aire libre también implica una diferencia.

En ambos casos lo importante es garantizar que el cuerpo permanezca lo más seco posible y con la suficiente ventilación para evitar un sobrecalentamiento. Para ello no es recomendable utilizar prendas de algodón, ya que es un material que no deja respirar al cuerpo, y con el sudor se vuelve más pesado y molesto. Este tipo de prendas son sólo recomendables en actividades de baja intensidad.  Para contrarrestar el frío y el calor externos conviene jugar con diferentes capas que pueden utilizarse a medida que se incremente o descienda la temperatura corporal durante el ejercicio.

 

  1. Un último aspecto, pero no menos relevante, es la elección de un calzado deportivo adecuado.

Es fundamental para mejorar el rendimiento, y sobre todo, para evitar posibles lesiones. Un pequeño truco para acertar en la elección es probarlos después de hacer ejercicio o al final del día. Normalmente en estas circunstancias el pie estará de mayor tamaño que en reposo y podremos hacernos una idea más cercana a la realidad. Utilizar el mismo tipo de calcetín que usaremos durante el ejercicio y poder mover los dedos dentro del calzado sin dificultad, también nos ayudarán en nuestra elección.

 

El autor: Ricardo Sierra

Actualmente es Coordinador de Deportes y Delegado de Contenidos (eSports) en Movistar +. Lleva 23 años en el mundo del periodismo audiovisual, la mayor parte de ellos como reportero y enviado especial, cubriendo eventos tan importantes como Mundiales de Fútbol, Eurocopas de Fútbol, Wimbledon, etc. Ha dirigido programas de televisión y ha sido editor de informativos, narrador, locutor y presentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *