La importancia de los estiramientos

estiramientos

La práctica de cualquier disciplina deportiva, sobre todo si la realizamos de manera continuada,  requiere unas dosis mínimas de preparación.

Debemos recordar que el deporte es salud, siempre y cuando se cumplan ciertas pautas de comportamiento a la hora de practicarlo. Una de esas pautas son los estiramientos, principalmente de músculos, tendones y ligamentos. Dichos estiramientos conviene hacerlos en “caliente” una vez terminada la actividad deportiva. Un músculo frío tiene mayor rigidez y por tanto un riesgo mayor de desgarro de fibras, tirones  y contracturas.

Pero la primera recomendación que debemos seguir antes de actuar por nuestra cuenta es consultar con un experto en traumatología o fisioterapia. Nadie mejor que él para indicarnos qué estiramientos son los más adecuados para nuestro cuerpo, sabiendo que hay que tener en cuenta, por un lado la disciplina deportiva que vamos a realizar y por otro la condición física de cada uno. Es evidente que una chica de 25 años que practica atletismo tres veces por semana, no tiene la misma musculatura que una persona de 45 años que juega al pádel una vez cada siete días. Y por tanto los estiramientos que exige una actividad, no tienen nada que ver con la otra.

Pero partiendo de esta base diferencial, es evidente que con los estiramientos adecuados, independientemente de quien los realice, conseguimos:

  • Reducir la tensión muscular
  • Prevenir lesiones como contracturas o calambres
  • Favorecer la circulación de la sangre
  • Facilitar la oxigenación del músculo.

Teniendo todo esto claro es fundamental realizar los estiramientos de manera correcta. En ocasiones la pereza o las ganas de ir a la ducha tras una fuerte carga de trabajo nos hacen precipitarnos y no dedicarle el tiempo necesario. Para evitar esto debemos tener asimilado que los estiramientos forman también parte del ejercicio y asumirlo como tal. Es igual de importante esforzarnos en mejorar nuestros registros deportivos cómo respetar los tiempos de estiramiento.

Y por último recordar que los excesos, como en todo, tampoco son buenos en esto. Y para saber si no estamos haciendo lo correcto hay una regla muy sencilla que siempre debemos tener presente, y es la regla del dolor. El estiramiento suele provocar una sensación desagradable en los músculos y las articulaciones, sin embargo debe tenerse en cuenta que esta sensación debe ser siempre tolerable. Si en algún momento llegamos a sentir dolor, tenemos que parar, y es que seguro que hay algo que estamos haciendo mal.

 

El autor: Ricardo Sierra

Actualmente es Coordinador de Deportes y Delegado de Contenidos (eSports) en Movistar +. Lleva 23 años en el mundo del periodismo audiovisual, la mayor parte de ellos como reportero y enviado especial, cubriendo eventos tan importantes como Mundiales de Fútbol, Eurocopas de Fútbol, Wimbledon, etc. Ha dirigido programas de televisión y ha sido editor de informativos, narrador, locutor y presentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *