¿Qué alimentos cuidan la salud de nuestro hígado?

alimentos higado

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Hepatitis el 28 de julio, desde Consérvate queremos darte unos consejos alimentarios para cuidar tu salud hepática.

El hígado es el órgano de mayor tamaño de nuestro organismo y tiene como funciones principales ayudar al organismo a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar toxinas. Aunque el hígado puede padecer muchas enfermedades (diferentes tipos de hepatitis, enfermedad del hígado graso, cáncer, síndrome de Reye, etc.) lo que a menudo lesiona las células hepáticas, por sobrecarga del trabajo químico, es la deficiencia de la nutrición.

Como se explica en la web de MedlinePlus (Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU), la dieta para la enfermedad hepática debe, a grandes rasgos: reducir la cantidad de proteína que se consume para disminuir los productos de desecho tóxicos; elevar la toma de carbohidratos; incluir vitaminas, especialmente del complejo B;  moderar el consumo de grasas y limitar el consumo de sal para evitar la retención de líquidos. Recuerda el alcohol es uno de sus peores enemigos.

Aunque como siempre se aconseja en nutrición ningún alimento es por si solo bueno, si no está incluido en una alimentación variada y equilibrada, estos alimentos pueden ayudarle a tu hígado.

Alcachofa

Además de favorecer la función hepática, la alcachofa es buena para la vesícula biliar y los riñones. No solo reduce la retención de líquidos y aumenta la producción de orina, el consumo de este vegetal de la familia del cardo también disminuye la concentración de colesterol en sangre

Lechuga y otras verduras

Las verduras de sabor amargo como la endivia, la achicoria o la escarola estimulan los jugos digestivos y la función hepática. No solo mejoran la salud del hígado, las lechugas además son ricas en vitamina C vitamina E y carotenos, así como folatos y hierro. Además, el aumento de la ingesta de verduras se asocia con menor riesgo de padecer cáncer de hígado. Este riesgo disminuye en un 8% por cada incremento de 100 gramos al día en la ingesta de vegetales, según se desprende de un estudio científico.

Café y té

El consumo de café o té de forma regular, aunque sea una ingesta moderada, podría tener un efecto protector en el hígado evitando el desarrollo de una fibrosis que derive en una enfermedad hepática avanzada, según halló un estudio reciente de la Erasmus University Medical Center de Rotterdam (Países Bajos) y publicado en la revista Journal of Hepatology. La ingesta de estas populares bebidas, según datos de la investigación, además se asociaba con una cicatrización menor del hígado, con independencia de otros factores relacionados con el estilo de vida o del ambiente. También se observó que el consumo de café disminuía la rigidez hepática, tanto en pacientes con grasa hepática, como en aquellas personas que no sufrían esta condición.

 

Para cuidar el hígado, además de la dieta, es muy importante realizar una actividad física de forma regular. Varios estudios demuestran varios que el ejercicio, solo o combinado con intervención dietética, mejora los niveles séricos de las enzimas del hígado y la concentración de grasa del hígado. Además, el ejercicio ejerce efectos beneficiosos sobre los triglicéridos intrahepáticos incluso en ausencia de pérdida de peso.

 

El autor: Carmen Espinosa

Periodista especializada en temas de salud y experta en nutrición. Ha trabajado en diversos medios de comunicación y portales online. A Carmen le gusta ofrecer información útil, interesante y fácil de entender. Puedes encontrarla en Twitter en: @cespidz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *