Cómo conseguir una alimentación equilibrada

miriam garcia sara carmona

Lo más importante para conseguir establecer una alimentación equilibrada es que sea:

  • Suficiente.
  • Equilibrada.
  • Saludable.

Si cumplimos con estas tres premisas en nuestra alimentación, nos aseguraremos un óptimo estado de salud que nos permitirá llevar a cabo las distintas actividades de nuestro día a día. Y para poder llevarla a cabo no nos podemos olvidar de incluir en nuestra dieta hidratos, grasas, proteínas, vitaminas, minerales, además de una buena hidratación.

Debemos eliminar de una vez por todas ese pensamiento tan extendido que dice que no hay que comer grasas, que hay que comer muchísima proteína y que los hidratos deben ser escasos. Todo es necesario para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. El secreto está en saber cómo, cuándo y en qué cantidades comer cada cosa a lo largo del día.

No hay que compararse ni utilizar la dieta del vecino. No todo es válido para todos. Cada persona tiene un gasto calórico distinto según la actividad física que practique, las calorías que ingiera en los alimentos que consume. etc. Algo que también es muy importante, debemos tener en cuenta y mucha gente desconoce es el  metabolismo basal. ¿Qué es? Es el consumo energético que gastamos cada uno de nosotros en reposo. Como este consumo no es el mismo para todo el mundo, de ahí que a veces veamos resultados distintos entre dos personas que comen y practican una actividad física similar. Todos tenemos unas necesidades basales distintas según el sexo, superficie corporal, edad etc. A partir de estas, podemos tener una rutina dietética diaria específica.

En lo que respecta a los alimentos, hay que tener en cuenta que hay muchos alimentos trampa. Hay que tener mucho cuidado con la letra pequeña de las etiquetas ¿Te fijas en los azúcares? Es muy común ver como se comen alimentos sin miramientos solo por saber que tienen pocas grasas sin darnos cuenta de que el problema no reside en estas. Nosotras siempre recomendamos acudir a un especialista que nos ayude a entender y que nos paute de manera personalizada. Al menos al principio.

Si hablamos de la alimentación en el deporte, hablamos de adecuarla para obtener un rendimiento óptimo.  No podemos comer lo mismo practicando deporte que sin hacerlo. El gasto energético varía según la intensidad, la duración, el tipo de entrenamiento, el estatus de entrenamiento y la dieta previa al ejercicio. De ahí que insistamos en que debemos llevar una alimentación adecuada a nosotros y al momento que vivamos.

Eso sí, no olvidemos también de disfrutar de los caprichos que liberan nuestra mente, endulzan nuestro paladar y nos aportan felicidad.

 

Miriam García y Sara Carmona.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *