Cómo superar una fascitis plantar (Experiencia personal)

cómo superar fascitis plantar

A la hora de idear este artículo pensé en los tres tipos de lectores a los que les podía interesar el tema:

  1. El más interesado debía ser aquel que está sufriendo en primera persona una fascitis plantar y, por tanto, sabe bien de lo que estoy hablando.
  1. El segundo debía ser aquel que la ha padecido alguna vez en su vida y conoce perfectamente el difícil y lento camino que supone superarla.
  1. Y el tercero debía ser el que probablemente no sabe muy bien qué es eso de la fascitis plantar. Si tienes la suerte de pertenecer a este tercer grupo también te recomiendo que sigas leyendo, sobre todo si practicas deporte de manera asidua, para que conozcas algunos consejos y nunca te conviertas en un lector de los grupos primero y segundo.

Para entender de lo que estamos hablando, el término fascitis se refiere a la inflamación de la fascia, que es una membrana que recubre músculos, huesos y articulaciones. En el caso del pie es la membrana que va desde el hueso del talón hasta los dedos. Es una lesión relativamente común sobre todo entre los que practican deportes de impacto para el pie de manera habitual, es decir, la inmensa mayoría.

Las causas que pueden influir para padecerla son varias, siendo algunas de ellas el exceso de peso, una mala pisada, o una carga excesiva de trabajo en los gemelos. Quiero dejar claro que el diagnóstico final siempre debe realizarlo un especialista, pero la principal característica de la fascitis plantar es un dolor punzante en la base del talón. No existe una fascitis sin dolor, y es ahí donde uno empieza a sufrir, primero porque te impide practicar algunos deportes, y sobre todo, porque si no le pones remedio y se agrava, es un dolor que te acompaña constantemente en tu vida diaria.

Además, otra de las características que definen a la fascitis plantar es que no tiene una única solución o tratamiento y su recuperación puede llegar a ser muy lenta y en muchos casos, como el mío, bastante tediosa.

Yo estoy en la fase final de recuperación, aún tengo molestias y no puedo correr de manera habitual, pero al menos en mí día a día ya no la padezco como unos meses atrás. De todos los tratamientos posibles para superar la fascitis yo os recomiendo los siguientes, porque son las que en mi caso han funcionado:

  • Si estás por encima de tu peso ideal, intenta reducirlo. No es fundamental ni te va a curar de manera inmediata, pero ayuda y siempre es conveniente.
  • Evita caminar descalzo o con calzado plano. Con ello impedirás que la lesión se
  • Emplea unas plantillas con refuerzo en el pie y un almohadillado en el talón. Debes consultar a un experto en traumatología del pie o a un podólogo para que te aconseje cuales son las más indicadas en tu caso.
  • Estira bien los gemelos y la fascia al empezar y acabar el día. Son ejercicios relativamente sencillos que no te llevarán mucho tiempo, y si los haces de manera constante pronto empezarás a notar mejoría.
  • Aplica frío en la planta del pie durante varios minutos al día. Rodar una botella de agua congelada o una pelota de tenis por el suelo es una solución muy práctica. Alivia al instante y hace disminuir la inflamación.
  • Realiza masajes diarios en la planta del pie con una pomada antinflamatoria. Si lo haces con regularidad aliviarás el dolor en gran medida.

Pero sobre todo el principal consejo que os doy si sufrís una fascitis plantar es que tengáis mucha paciencia. Es una lesión que no se cura de un día para otro y como siempre las recaídas pueden llevar a la desesperación. No dejéis que eso os suceda.

 

El autor: Ricardo Sierra

Actualmente es Coordinador de Deportes y Delegado de Contenidos (eSports) en Movistar +. Lleva 23 años en el mundo del periodismo audiovisual, la mayor parte de ellos como reportero y enviado especial, cubriendo eventos tan importantes como Mundiales de Fútbol, Eurocopas de Fútbol, Wimbledon, etc. Ha dirigido programas de televisión y ha sido editor de informativos, narrador, locutor y presentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *