Cómo combatir el peso que no puedes perder

perder peso

Perder peso es una operación matemática. Se trata de quemar más calorías de las que se come o bebe. Por lo que es tan importante lo que tomas como lo que eliminas. El secreto: seguir una dieta equilibrada baja en calorías.

La mejor manera de perder peso es hacerlo de forma lenta, segura y de medio kilo a un kilo a la semana. Para empezar es muy importante que estés dispuesta a hacer ejercicio de forma regular. Pero esta vez de verdad. No hay excusas ni por falta de tiempo ni por pereza. Porque realmente funciona.

Está demostrado que el ejercicio activa el metabolismo y facilita la pérdida de peso. ¿Y qué deportes son los que ayudan a quemar más calorías? Según un estudio publicado en la revista The Journal of Sports Medicine, correr 5 kilómetros por semana durante un año es suficiente para reducir un promedio de cinco kilos de grasa, si se acompaña de una dieta equilibrada. El estudio también asegura que saltar a la cuerda es una actividad aeróbica que quema un 24% más de energía que el running, y además es menos perjudicial para la musculatura.

Como regla general lo ideal es combinar ejercicios de alta (bicicleta estática, remo o máquina elíptica) y baja intensidad con cardio y fuerza (caminar o ejercicios de yoga), según aconsejan los expertos. Si quieres perder grasa y perder peso rápidamente, opta por entrenamientos de alta intensidad. Si lo combinas con los de baja intensidad, no solo ganarás músculo sino que además acelerarás tu metabolismo lo que te ayudará a quemar grasas y calorías de forma permanente.

Intenta dormir bien. La falta de descanso interfiere en los mecanismos que regulan el apetito, los niveles de glucosa y la secreción de hormonas. Todos ellos están involucrados en los procesos metabólicos que modifican nuestro peso.

Estos consejos dietéticos te ayudarán a bajar de peso:

  • Para disfrutar de una buena salud y perder peso, es muy importante alimentarse de forma saludable.
  • Añade fibra soluble a tu dieta, además de mejorar tu salud digestiva es saciante por lo que comerás menos.
  • Toma frutas, verduras, cereales integrales, leche y derivados desnatados.
  • Elige carnes magras como el pollo, el pescado, toma legumbres al menos dos veces en semana y frutos secos. Siempre los puedes añadir a tus ensaladas.
  • Reduce la porción de tus raciones. Parece una tontería pero si te acostumbras a comer en platos pequeños o pesas los alimentos, la ingesta se reduce drásticamente y bajarás de peso.
  • Limita el consumo de productos ricos en azúcares y grasas saturadas (bollería industrial, refrescos etc.). Toma tu café, té o yogur sin añadirle unas cucharadas de azúcar.
  • Sustituye la mantequilla de tu tostada por un poquito de aceite de oliva. Este tipo de grasa es muy saludable para tu salud cardiovascular. Con una cucharada sopera diaria es suficiente.
  • Toma más ensaladas y sobre todo no abuses de los aderezos procesados, ya que suelen ser ricos en azúcares y en grasas.
  • Sustituye la sal por especias o hierbas aromáticas.
  • Bebe preferentemente agua. Además de saciar ayuda al metabolismo a que funcione de la mejor forma. El alcohol engorda ya que aporta calorías vacías.

No es tan difícil empezar a cuidar tu dieta para bajar de peso. ¡Sólo tienes que proponértelo! ¿Empezamos?

El autor: Carmen Espinosa

Periodista especializada en temas de salud y experta en nutrición. Ha trabajado en diversos medios de comunicación y portales online. A Carmen le gusta ofrecer información útil, interesante y fácil de entender. Puedes encontrarla en Twitter en: @cespidz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *