Senderismo: una gran opción para el otoño

senderismo otoño

El sol aún calienta por el día, ya no hace demasiado calor, y todavía no ha llegado el frío intenso del invierno. Por estas y otras muchas razones realizar deporte al aire libre es una gran opción para mantenernos activos en otoño.

Caminar por la naturaleza es una actividad que además se puede realizar aunque nuestro estado físico no sea óptimo para la práctica de cualquier otro deporte más exigente. Así que si decides ponerte a ello, pero nunca antes lo habías hecho, aquí tienes una serie de consejos que te ayudarán a evitar los problemas más comunes que pueden surgir durante una ruta por el campo.

  1. Lo primero es obviamente elegir bien la ruta. Para ello debes tener en cuenta tu nivel de preparación física y tu experiencia, pero independientemente de ello debes conocer perfectamente donde empieza y donde acaba la ruta, la distancia que vas a recorrer y el nivel de dificultad. Tú te conoces mejor que nadie, así que no intentes hacer más de lo que puedes.
  1. Lleva siempre un mapa contigo. Ya sea en papel o con una aplicación digital, saber dónde estás en cada momento es fundamental para medir los tiempos de caminata y descanso. Pero sobre todo es imprescindible para evitar extraviarnos y acabar donde no queremos.
  1. Si puedes no vayas sólo. El senderismo es una actividad perfecta para hacer en familia o con un grupo de amigos. Y si nadie te puede acompañar, comunica antes la ruta que vas a hacer y el tiempo estimado que te costará realizarla.
  1. Elige bien la ropa y el calzado. En otoño las temperaturas pueden variar mucho a lo largo del día y debes estar preparado para ello. La ropa de agua (una capa o un chubasquero) nunca deben faltar en tu mochila. Además, para la montaña no sirve cualquier zapatilla. Las torceduras de tobillo y los resbalones son los principales “enemigos” del senderista.
  1. Lleva suficiente comida y agua y consúmelos con moderación. Bocadillos, fruta, barritas energéticas, frutos secos o galletas son el alimento más indicado. Hidrátate bien y bebe en pequeñas dosis pero de manera constante. Calcula siempre llevar algo más de lo que vayas a necesitar para evitar cualquier imprevisto.
  1. Camina con un ritmo constante. El que tú mismo te marques, pero sin cambios de ritmo bruscos. El senderismo no es una competición y cada uno se pone sus propias metas.

7. Y por último pero no por ello menos importante, cuida el entorno. Nunca dejes en el campo nada que no estuviera allí, y no te lleves nada que no vayas a necesitar. Cumpliendo esa máxima tu ruta será mucho más beneficiosa para ti, y para todos los demás.

¡Ya no hay excusas para no hacer deporte al aire libre aunque bajen un poco las temperaturas!

El autor: Ricardo Sierra

Actualmente es Coordinador de Deportes y Delegado de Contenidos (eSports) en Movistar +. Lleva 23 años en el mundo del periodismo audiovisual, la mayor parte de ellos como reportero y enviado especial, cubriendo eventos tan importantes como Mundiales de Fútbol, Eurocopas de Fútbol, Wimbledon, etc. Ha dirigido programas de televisión y ha sido editor de informativos, narrador, locutor y presentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *