5 especias muy aromáticas para enriquecer tus platos

especias aromáticas

Las especias son, junto a las hierbas aromáticas, la sal y el vinagre, condimentos naturales. Utilizados hace cientos de años y procedentes del Lejano Oriente, las especias añadidas en la preparación de comidas no solo aumentan el sabor, aroma y olor de los alimentos sino que, a menudo, lo mejoran.

Aunque de valor nutritivo insignificante, las especias poseen componentes que le confieren a los alimentos cualidades gustativas, así como sustancias volátiles que les dan aroma (aceites esenciales). Además, estos condimentos son ricos en antioxidantes y tienen propiedades antimicrobianas, lo que favorece la conservación de los alimentos.

 

  • Azafrán

Es la especia por excelencia y una de las más usadas y arraigadas a nuestra gastronomía. Su nombre deriva del árabe, que significa amarillo. Nativo del sudoeste de Asia y cultivado en Grecia, el azafrán tiene un aroma cálido y delicado, muy persistente, que además de aromatizar los alimentos, se utiliza como colorante. Tiene efectos positivos en el sistema digestivo. Es una especia especialmente cara, ya que se necesitan 500 flores para obtener de forma artesanal un gramo de azafrán. Es ideal para condimentar platos de arroz, pastas, quesos, pescados, carnes o salsas.

 

  • Canela

Sencilla y exótica, la canela es una especia muy versátil y agradecida que potencia los sabores de muchos platos. Procedente de Sri Lanka, su sabor dulce, cálido y ligeramente amargo hace a este condimento un ingrediente imprescindible en todo tipo de postres navideños, compotas y cremas. La canela también se utiliza para aromatizar tajines, ensaladas marroquíes, moles mexicanos o dhals (plato típico de la India con lentejas y especias). Se vende molida o en rama, y es muy usada para preparar platos de Oriente Medio y curris. Combina bien con chocolate, como bien saben los mexicanos. Se le han atribuido propiedades afrodisíacas.

 

  • Comino

El penetrante aroma y cálido sabor a tierra de las semillas de comino, lo convierten en una especia ideal para sopas, patatas, pescados, tomates, legumbres o salsas. El comino se utiliza en platos indios y orientales. Estas semillas secas, leñosas y mohosas se encuentran en el mercado molidas o enteras. Tostadas y machacadas desprenden notas de frutos secos y limón, pero fritas en aceite dan un toque animado y picante a algunas recetas como el dahl. Esta especia combina bien con limón, albaricoque, coliflor, cordero, pescado graso o queso.

 

  • Nuez moscada

Es una especia exótica y bella, capaz de hacer que los platos dulces y cremosos resulten menos empalagosos y de quitar amargor a las verduras crucíferas. Esta especia dulce se comercializa entera o molida, pero es mejor optar por la forma fresca y rallarla en el momento de preparación. La nuez moscada se utiliza para preparar platos de verduras (espinacas), arroz con leche, salsas, huevos o carnes. También es buena para postres (cremas, galletas o pasteles). Como combinación muy original destaca la nuez moscada con aguacate relleno de marisco, con calabaza (pastel o natillas de calabaza), queso o cordero. Otras mezclas más clásicas para postres son: con manzana, nuez o vainilla.

 

  • Pimienta negra

Su uso se remonta a la antigüedad. Se empleaba como moneda de cambio en la Edad Media. La pimienta negra es la especia más consumida en el mundo. Por sabor penetrante y picante, debido a la piperina, es ideal para intensificar el gusto de todo tipo de platos (pasta, sopa, ensalada, guisos…). También combina bien con fresas y en sorbetes.

¡A la rica especia! ¿Gustas?

El autor: Carmen Espinosa

Periodista especializada en temas de salud y experta en nutrición. Ha trabajado en diversos medios de comunicación y portales online. A Carmen le gusta ofrecer información útil, interesante y fácil de entender. Puedes encontrarla en Twitter en: @cespidz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *