Hacer deporte a partir de los 50

Cómo empezar a hacer deporte con 50 años

Cumplir años nunca debe ser un obstáculo para realizar ejercicio físico, pero también es cierto que uno debe ser consciente de algunas limitaciones que pueden surgir a medida que nuestro cuerpo va notando el paso de los años.

En condiciones normales las personas alcanzamos la plenitud física en torno a los 30. A partir de ahí nuestra capacidad funcional empieza a deteriorarse de manera progresiva. Al principio de una manera tan lenta que prácticamente ni nos damos cuenta, pero a partir de los 50 años la pérdida de masa muscular y el deterioro óseo se pueden empezar a notar de manera más acusada. Es ley de vida y no debe asustarnos, simplemente  debemos tenerlo en cuenta para mantenernos activos en la medida de nuestras posibilidades. Si has practicado deporte con regularidad a lo largo de tu vida, el hecho de cumplir los 50 no debe suponer ninguna barrera física o psicológica. Simplemente se trata de adaptarse a lo que tu propio cuerpo sea capaz de soportar. Todo dependerá de la carga de trabajo que cada uno pueda asumir dependiendo de su estado de forma. Seguir practicando deporte nos ayudará enormemente a retrasar y minimizar ese inevitable proceso degenerativo vinculado a la edad.

Otra cosa bien distinta es si te plantas en el medio siglo y durante todo este tiempo has llevado un modo de vida más o menos sedentario. Aun así no te preocupes. Todavía estás a tiempo de “ponerte las pilas”. Al igual que debemos cuidar la alimentación, también podemos empezar a realizar algunas actividades físicas para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas asociadas al sedentarismo. Siempre es buen momento para empezar hábitos de vida saludables. Eso sí, si das el paso y decides realizar una actividad física con regularidad, es importante que visites a tu médico para que te asesore.

Por fortuna existen un gran número de disciplinas deportivas para todos los gustos y capacidades. Aquí va una pequeña muestra de ello:

 

  1. Natación: fortalece la musculatura, mejora la condición cardiovascular y ayuda a mantener la flexibilidad.

 

  1. Yoga y Pilates: permiten que los músculos y articulaciones se mantengan ágiles y en forma

 

  1. Caminar: no se trata de ir de paseo. Caminar una hora diaria a un ritmo medio/alto y con cierta aceleración es uno de los mejores ejercicios posibles para mejorar la condición cardiovascular.

 

  1. Bicicleta: Ya sea estática o en carretera es un ejercicio cíclico y repetitivo de bajo impacto ideal para que no sufran las articulaciones.

 

Estas actividades pueden ser un buen punto de partida para luego adaptar la intensidad y la cantidad del ejercicio al estado de forma física de cada persona. Porque a fin de cuentas la edad es sólo un número en lo que a realizar deporte se refiere, y nunca es demasiado tarde para empezar a moverse.

 

El autor: Ricardo Sierra

Actualmente es Coordinador de Deportes y Delegado de Contenidos (eSports) en Movistar +. Lleva 23 años en el mundo del periodismo audiovisual, la mayor parte de ellos como reportero y enviado especial, cubriendo eventos tan importantes como Mundiales de Fútbol, Eurocopas de Fútbol, Wimbledon, etc. Ha dirigido programas de televisión y ha sido editor de informativos, narrador, locutor y presentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *