La importancia de mantener actualizado el calendario vacunal

calendario vacunal

El control, gracias a las vacunas, de las enfermedades infecciosas en la infancia y juventud y el acceso al agua potable, son los mayores éxitos mundiales de la salud pública según la OMS.

Como indica la doctora María José Mellado Peña, del “Servicio de Pediatría Hospitalaria, Enfermedades Infecciosas y Tropicales” del Hospital Universitario Infantil La Paz de Madrid, “sin las vacunas, la esperanza de vida se reduciría a la mitad, a cifras de finales del siglo XIX”.

“El beneficio excepcional y sin precedentes de la vacunación en la erradicación de las enfermedades infecciosas se demuestra porque en países con coberturas vacunales altas y con actualización de calendarios se evita la enfermedad, se protege a la población no vacunada, por el denominado ‘efecto rebaño’, y se han erradicado enfermedades como la viruela o la polio. Las  vacunas evitan entre dos y tres millones de muertes anuales. Y, si dejásemos de vacunar, las enfermedades volverían a aparecer. En un mundo sin vacunas la mortalidad infantil sería devastadora y la población tendría secuelas de polio, viruela, meningitis, etc.”, enumera.

En su opinión, nadie se plantearía vivir en un mundo sin agua potable “y, sin embargo, sí surge el movimiento antivacunas”. Como recalca, las vacunas salvan vidas y está demostrado que no hay relación causal entre vacunas y autismo o muerte súbita.

“Los riesgos son disminuir las coberturas vacunales y la reemergencia de enfermedades controladas, como el caso del niño no vacunado que falleció en 2015 por difteria, una enfermedad que estaba erradicada en España desde 1987”, recuerda.

Las enfermedades prevenibles por vacunas son en nuestro medio poco comunes, pero debe tenerse en cuenta que los agentes infecciosos siguen circulando. Y, en un mundo interconectado, pueden atravesar fronteras infectando a personas no protegidas como ha sucedido con diversos brotes de sarampión registrados en 2005 en países como Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Italia, Reino Unido o Suiza.

“Está científicamente demostrado que la disminución en las enfermedades es inversamente proporcional a las coberturas vacunales implantadas. Nada de esto tendría sentido si los calendarios no se mantienen actualizados. Es decir, si no hay durabilidad en el tiempo de la protección frente a las enfermedades vacunales, mediante las dosis de recuerdo”, subraya.

Por tanto, como recalca, el concepto del beneficio de las vacunas debe incluir mantener actualizado el calendario para asegurar que la población tenga anticuerpos eficaces frente al resurgimiento de estas enfermedades.

 

El autor: Javier Granda

Periodista freelance especializado en salud, escribe en los principales medios dirigidos tanto a médicos y farmacéuticos como público en general. Primer premio de la Asociación Nacional de Informadores Sanitarios a la mejor labor de comunicación en salud.

¡Sigueme en Twitter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *