¿Conoces las diferencias entre el pescado azul y el pescado blanco?

diferencias pescado azul y pescado blanco

Uno es más graso que el otro, y tiene un sabor más intenso. Uno es más calórico, pero posee un alto contenido en ácidos grasos omega 3. Ambos tipos de pescado son fuente de proteínas y muy recomendables para seguir una dieta variada y equilibrada ¿Sabrías distinguirlos? Te ayudamos a conocer las diferencias entre el pescado azul y el pescado blanco.

El pescado es un alimento con un valor nutritivo muy alto, ya que contiene una elevada concentración de proteínas y es bajo en grasas y calorías, en comparación con la carne, con valores mucho más superiores. Además la grasa que contiene es mucho más insaturada. Forma parte de la dieta mediterránea y es fácil de digerir. Y lo mejor de todo: es bueno para el corazón. Por eso la Asociación Americana del Corazón (AHA por sus siglas en inglés) recomienda comer pescado (especialmente pescados grasos) por lo menos dos veces por semana.

Desde el punto de vista nutritivo, los pescados se clasifican en dos grandes grupos: el pescado azul o graso y el pescado blanco o magro. Aunque también hay pescados semigrasos. Es importante conocer sus diferencias para disfrutar de sus cualidades nutricionales.

¿Sabías que una forma fácil y curiosa de reconocerlos es fijándote en la forma de su cola? Si el pescado tiene cola en forma de V indica que estamos ante un pescado azul.

 

Propiedades nutricionales del pescado blanco:

  • Es un alimento magro, de sabor suave y delicada carne.
  • Su contenido en grasa es muy bajo (entre el 1 y el 2%).
  • Su valor calórico está entre 70-100 kcal/100 gramos.

Los pescados blancos más representativos son el gallo, el lenguado, el rape, el róbalo, la merluza o el rodaballo, siendo el bacalao el pescado con menor índice de grasa (0,2%).

Besugo, salmonete, dorada o lubina son pescados semigrasos.

 

Propiedades nutricionales del pescado azul:

  • Es un alimento más graso que el pescado blanco.
  • Su contenido en grasa oscila entre el 8 y el 15%. Sus grasas son ricas en dos clases de ácidos grasos omega-3: ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). Este tipo de grasa es muy saludable para la salud del corazón, ya que ayuda a reducir el colesterol, reduce el riesgo de arritmias, disminuye los niveles de triglicéridos, retarda la arteriosclerosis (acumulación de placas de grasa en las arterias) y reduce levemente la presión arterial.

Caballa, pez espada, salmón, atún, sardinas o arenques, tanto frescos como ahumados, contienen una alta proporción de esta clase de grasas.

 

Ya sea pescado azul o pescado blanco, sin duda es un gran alimento que no puede faltar en una dieta variada y equilibrada. No dejes de comerlo.

El autor: Carmen Espinosa

Periodista especializada en temas de salud y experta en nutrición. Ha trabajado en diversos medios de comunicación y portales online. A Carmen le gusta ofrecer información útil, interesante y fácil de entender. Puedes encontrarla en Twitter en: @cespidz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *