¿Qué es el canicross?

canicross

El canicros es una disciplina deportiva que tiene su origen en el Mushing (trineos tirados por perros) y que básicamente consiste en correr con un perro que va atado a la cintura del corredor. Es una modalidad muy sencilla de practicar y que simplemente requiere de unos elementos básicos para poder realizarlo de manera correcta. Así, evitaremos lesiones tanto del perro como a del dueño:

  • Arnés (para el perro): es imprescindible para una correcta sujeción y tracción por parte del perro. En las zonas de contacto con la piel debe ser de material blando para evitar rozaduras, y debe permitir al perro moverse con comodidad.
  • Línea de tiro: así se llama la cuerda que une al perro y al corredor. Debe tener una parte elástica para proteger la espalda del corredor y no debe superar los 2,5 metros de longitud.
  • Cinturón (para el corredor): es el punto de unión entre la línea de tiro y el corredor. Debe ser ancho para proteger la espalda de posibles tirones. Irá unido mediante un mosquetón (a ser posible de apertura rápida) que nos permita liberar al perro en caso de caída o cualquier imprevisto.

Y lo más importante de todo es que cualquier perro sano a partir de un año de edad puede ser apto para la práctica del Canicross.  Es cierto que hay unas razas más apropiadas que otras, o con mejores cualidades para la competición (lo más común son razas de entre 20 y 30 kg), pero si lo que queremos es simplemente disfrutar corriendo lo podemos hacer con cualquier “amigo peludo”, siempre que esté en buen estado de forma.

Evidentemente lo ideal es que el nivel físico del corredor y del perro sea parecido. Además, el can debe tener un mínimo de adiestramiento para obedecer ciertas órdenes que nos posibiliten mantener el ritmo y dirección adecuados. La técnica de carrera es diferente a correr en solitario ya que el perro siempre debe ir por delante (recordemos que es una disciplina de tiro) por lo que conviene trabajar mucho la flexibilidad, con el objetivo de optimizar el empuje extra del perro y lastrarle lo menos posible en su carrera.

Pero probablemente el principal beneficio de este deporte es el vínculo emocional que se crea con tu mascota. Es una práctica que te exige físicamente tanto a ti como al perro, y gracias a ese esfuerzo compartido se genera una conexión total entre ambos.

Así que si tienes perro y te gusta correr no lo pienses más. Pruébalo. Los dos saldréis ganando.

El autor: Ricardo Sierra

Actualmente es Coordinador de Deportes y Delegado de Contenidos (eSports) en Movistar +. Lleva 23 años en el mundo del periodismo audiovisual, la mayor parte de ellos como reportero y enviado especial, cubriendo eventos tan importantes como Mundiales de Fútbol, Eurocopas de Fútbol, Wimbledon, etc. Ha dirigido programas de televisión y ha sido editor de informativos, narrador, locutor y presentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *