Actividades infantiles para mejorar la motricidad

actividades infantiles mejorar motricidad

Cuando hablamos de motricidad nos referimos a la capacidad que tienen las personas para dominar su cuerpo, algo que damos por descontado cuando hablamos de individuos adultos. Sin embargo, el desarrollo psicomotriz adquiere una importancia capital en edades tempranas.

Lo primero que debemos hacer es diferenciar entre motricidad fina y motricidad gruesa. La primera se refiere básicamente a aquellas acciones que se realizan con las manos, como dibujar, escribir, coger los cubiertos, etc. La segunda es aquella en la que se requiere el control de todo el cuerpo como caminar, saltar o correr. Y es en esta donde vamos a poner el foco, ya que es la que nos puede ayudar a que prácticamente sin buscarlo, los niños empiecen a tener un hábito deportivo y saludable mediante juegos adaptados a su edad.

Porque evidentemente la edad propia de cada niño es la principal premisa que debemos tener en cuenta para encontrar la actividad que más se adecue a su desarrollo. A partir de los cinco o seis años, los niños ya han superado multitud de barreras en su continuo aprendizaje y en la mayoría de los casos están preparados para actividades más complejas.

Así que, además de todos los deportes tradicionales que ya conocemos como el fútbol, tenis, natación, etc. un buen punto de partida serían los juegos populares en grupo que provoquen que los niños, corran, salten, bailen, etc. En definitiva todos aquellos que fomenten la actividad física como:

  • El escondite: además de potenciar su ingenio, es perfecto para desarrollar sus reflejos.

 

  • La gallinita ciega: es tremendamente popular en todo el mundo. Sirve también como factor socializador entre los niños.

 

  • La comba: puede ser entendido como un simple juego o como una actividad deportiva en sí misma. Es un ejercicio en el que se realiza un determinado esfuerzo físico, de ahí la importancia que tiene este tipo de entretenimiento en el desarrollo infantil.

 

  • El juego del pañuelo:es tan eficaz que incluso es utilizado como entrenamiento en varios deportes colectivos, ya que fomenta la competitividad interna y la diversión grupal.

 

  • El balón prisionero: este tipo de juego entraña una determinada competitividad ya que se juega por equipos.

 

Estos son probablemente cinco de los juegos más populares entre los que también podemos contar el pilla-pilla, las carreras de sacos, el escondite inglés, la zapatilla por detrás e incluso el corro de la patata. Aparentemente son simples juegos, sí. Pero todos ellos fomentan la actividad física.  Y si los  combinamos con otras prácticas que nos sirvan para fomentar la iniciativa de los niños, estaremos potenciando tremendamente su desarrollo.

El autor: Ricardo Sierra

Actualmente es Coordinador de Deportes y Delegado de Contenidos (eSports) en Movistar +. Lleva 23 años en el mundo del periodismo audiovisual, la mayor parte de ellos como reportero y enviado especial, cubriendo eventos tan importantes como Mundiales de Fútbol, Eurocopas de Fútbol, Wimbledon, etc. Ha dirigido programas de televisión y ha sido editor de informativos, narrador, locutor y presentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *