Yogur vs. Kéfir: propiedades y beneficios

yogur kefir

Tanto el yogur como el kéfir son fuentes muy valiosas de calcio, depósitos de proteínas de alta calidad, vitaminas de tipo B y de fácil digestión. Además, y es por ello que nos interesa hablar de estos productos lácteos, aportan microorganismos con efectos beneficiosos sobre nuestra flora intestinal.

 

¿Yogur o kéfir?

Te mostramos en qué se parecen y algunas de sus diferencias:

 

Kéfir

Yogur

  • Originario del Cáucaso.
  • Procedente de Turquía.
  • Es una leche fermentada que se puede elaborar tanto con leche de vaca como de cabra, a partir de 7 bacterias con una reacción láctica alcohólica (destacan el Saccharomyces kefir, el Lactococcuslactis cremoris y el Lactobacillus caucasicus).
  • Se obtiene fermentando leche, que bien puede ser de vaca, cabra o oveja, mediante una reacción láctica con 2 bacterias: el Lactobacillus bulgaricus (una especie de bacteria que se encuentra de forma natural en la flora intestinal humana) y el Streptococcus thermophilus.
  • Contiene una parte mínima de alcohol (0,05% en peso) y anhídrido carbónico, como resultado de la fermentación de la lactosa, que además de convertirse en ácido láctico produce anhídrido carbónico, lo que conforme va madurando el producto puede abombar la tapa debido al gas.
  • No contiene alcohol.
  • Refuerza la flora intestinal, favorece la absorción de grasas y de nutrientes.
  • Ayuda a prevenir las infecciones gastrointestinales y de las vías urinarias producidas por otras bacterias, además de la candidiasis. También enriquece la flora intestinal
  • Combate diarreas y el estreñimiento y reduce el efecto negativo de los antibióticos en la flora intestinal.
  • Frena las diarreas, combate los efectos secundarios de los antibióticos favoreciendo la recuperación de la microflora intestinal y refuerza el sistema inmunológico ya que estimula las células del organismo que combaten las bacterias nocivas
  • También fuente de calcio más tolerada que la leche por las personas con intolerancia a la lactosa.
  • Es fuente de calcio ideal para personas con intolerancia a la leche
  • Su sabor ácido es más intenso y de consistencia más líquida que el yogur.
  • Sabor más suave y más cremoso

 

Lácteos ¿desnatados o enteros?

Los lácteos bajos en grasa o desnatados, en nuestro caso tanto el yogur como el kéfir, tienen la ventaja que aportan menos calorías que los enteros y la misma cantidad de calcio, pero además, al igual que los enteros, enriquecen con microorganismos nuestra flora intestinal.

Consejos para su consumo

Si utilizas el yogur en platos calientes, y quieres aprovechar los máximos beneficios es recomendable que lo agregues enseguida antes de servirlo para evitar que el calor destruya sus cultivos microbianos.

Debido a que los cultivos beneficios del yogur no sobreviven mucho tiempo en los intestinos, es mejor consumirlo cada día y no de forma esporádica.

El autor: Carmen Espinosa

Periodista especializada en temas de salud y experta en nutrición. Ha trabajado en diversos medios de comunicación y portales online. A Carmen le gusta ofrecer información útil, interesante y fácil de entender. Puedes encontrarla en Twitter en: @cespidz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *