Bicicleta o cinta de correr, ¿cuál es mejor?

bicicleta o cinta de correr

La respuesta a esta pregunta no es sencilla y todo dependerá del objetivo que nos hayamos marcado, de nuestra condición física y como no, de nuestras preferencias personales a la hora de elegir una de las dos opciones.

Lo que sí resulta evidente que tanto la cinta de correr, como la bicicleta estática son las máquinas de cardio más utilizadas en cualquier gimnasio. Y ambas alternativas tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Así que para que nuestra elección sea la más adecuada a nuestro perfil, conviene tener en cuenta los siguientes argumentos:

 

Cinta de correr: te permite correr en un espacio cerrado y elegir diferentes opciones en cuanto a la velocidad y la inclinación de la pendiente.

Ventajas:

  1. Es una maquina más efectiva a la hora de quemar calorías. Si tu intención es perder peso la cinta es mucho más eficaz.
  2. Mejoras tu resistencia. El entrenamiento cardiovascular es mejor si lo comparamos con el realizado sobre bicicleta.
  3. Versatilidad. Te permite elegir múltiples opciones y ejercicios. Se puede caminar, trotar, correr o hacer sprints.

Inconvenientes:

  1. Es un ejercicio de mayor impacto para músculos y articulaciones. El riesgo de lesión es por tanto mayor.
  2. Menor potenciación de la masa muscular.
  3. Monotonía. Si no pones de tu parte para diversificar el entrenamiento puede llegar a ser aburrido. Si siempre haces lo mismo, el cuerpo se acomoda y es complicado progresar.

 

Bicicleta estática: te permite simular los movimientos de andar en bicicleta.

Ventajas:

  1. Riesgo mínimo de lesión. La bicicleta estática es muy segura, ya que no existe prácticamente ningún tipo de estrés  para las articulaciones, y esto hace poco probable que suframos lesiones durante el entrenamiento.
  2. Aumenta la masa muscular. La potencia se concentra básicamente en glúteos y cuádriceps. Es el aparato perfecto para ajustarse a tus necesidades físicas diarias.
  3. Te permite hacer otras actividades. Mientras pedaleas puedes hacer otras actividades que te gusten y te motiven, como leer. Es una manera de optimizar el tiempo al máximo.

Inconvenientes:

  1. Incomodidad inicial. Si no estás habituado, la adaptación al sillín requiere su tiempo para evitar molestias.
  2. Riesgos posturales. Si no colocamos el manillar y el sillín a la altura adecuada podemos tener una mala postura y sobrecargar los músculos de brazos y sobre todo la espalda.
  3. Monotonía. Al igual que la cinta depende mucho de nuestra actitud para convertirla en una actividad gratificante.

 

En definitiva ambas maquinas son unos grandes inventos que nos permitirán potenciar nuestra resistencia aeróbica.  Elegir entre una u otra dependerá de uno mismo. Y si aun sabiendo todo esto te resulta difícil elegir, siempre puedes alternar las dos opciones. Así acertarás seguro.

El autor: Ricardo Sierra

Actualmente es Coordinador de Deportes y Delegado de Contenidos (eSports) en Movistar +. Lleva 23 años en el mundo del periodismo audiovisual, la mayor parte de ellos como reportero y enviado especial, cubriendo eventos tan importantes como Mundiales de Fútbol, Eurocopas de Fútbol, Wimbledon, etc. Ha dirigido programas de televisión y ha sido editor de informativos, narrador, locutor y presentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *