Tu vida saludable empieza escuchándote por Verónica Blume

vida saludable

Quizás me conoces como modelo, una profesión que llegó a mi vida hace 25 (!) años. Los que me conocen más, saben que el papel de modelo siempre se me ha quedado grande: eso de ser “modélica” no encajaba con mi perspectiva sobre la vida, y muchas veces lo he percibido más como una responsabilidad que no era del todo coherente con mi verdad.

La coherencia conmigo misma es uno de los pilares que más solidez dan a mi día a día. Vivimos expuestos a un bombardeo constante de lo que debemos hacer , lo que no , lo que debemos vestir, comer y hacer para encajar en una sociedad que , para mi gusto, tiene demasiadas exigencias.

Cumplimos años y lo que sale a la superficie es lo que realmente funciona para cada uno de nosotros. Simplificamos, relativizamos y por un camino u otro, tomamos elecciones para vivir lo mejor que sabemos.

Esa misma curiosidad me llevó hace 15 años a probar el Yoga . Estaba embarazada y acababa de irme a vivir a Ibiza llevada por el impulso de tomar perspectiva y abrirme a esa vivencia desde la conciencia y la conexión con la magia del momento. Fue un flechazo, un camino en el que sí sentía la coherencia , y que hoy es mi ocupación principal.

El yoga me ha enseñado un lugar en mí desde el cual sencillamente me llevo mejor conmigo misma , y a partir de ahí, la vida , poco a poco, se transforma.

Una vida saludable debería ser aquella en la que te sientas en armonía con lo que haces y lo que sientes. Cada uno tiene su fórmula , y encontrarla forma parte de ese aspecto saludable de vivir la vida.

Hace casi tres años abrí mi propio centro de Yoga. Mi ventana personal para compartir lo que a mí me ha funcionado y continuar aprendiendo a diario junto a nuestros alumnos. Esa es la intención que me mueve a diario. Quizás la opción más saludable para ti sea bailar, caminar, correr o pintar, la cuestión es hacer algo más allá de la rutina obligatoria del día a día. Escuchar tu propia  voz más allá de lo que dictan los demás, disponer todo lo necesario, y salir a hacerlo.

No es un misterio, lo sabemos todos: aliméntate bien, muévete , busca espacios para disfrutar con los tuyos, sal de tu zona de confort y explora las posibilidades infinitas que pueden enriquecer tu vida y expandirla más allá de lo que creías.

El yoga es un ejercicio que trabaja sobre el cuerpo y la mente. No es acrobacia ni contorsionismo. Es presencia , aceptación y transformación.

Para mí , el primer paso hacia una vida más saludable es un hábito muy sencillo: MEDITA

  1. Siéntate en un lugar tranquilo. Si puedes, con la columna erguida.
  2. Cierra los ojos y conviértete en el espectador del espectáculo que eres tú. Sin más.

“Dejar la mente en blanco” no es la finalidad, la mente está diseñada para producir un sinfín de pensamientos. Simplemente escucha tu respiración , y observa los pensamientos, reconócelos y déjalos pasar.

Quizás son 3 minutos, o media hora . Lo que importa es la intención, y la presencia con todo lo que se mueva en ese espacio. Intenta revisitar ese lugar a diario desde lo más sencillo de ti.

Esa sería mi recomendación más poderosa para una vida saludable. A partir de ese contacto íntimo contigo misma/o, poco a poco los cambios se producirán solos, y afectarán a las distintas áreas de tu vida.

Una vida saludable es aquella en la que te respetas a ti mismo. La meditación es el camino más directo hacia un respeto verdadero.

Verónica Blume.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *