Alimentos que te ayudarán a sentirte ligero

Una de las peores sensaciones que podemos tener es la de una digestión pesada , una digestión lenta que nos dure todo el día o toda la noche. Es cierto que muchas veces, la causa de estas malas digestiones es la forma de cocinado de los alimentos y no los alimentos en sí. Por ejemplo, tomar alimentos contundentes que estén fritos, empanados, rebozados… puede ser una bomba de relojería para nuestro cuerpo, y sobre todo, para nuestro estómago.

Continuar leyendo

5 cenas ligeras

Hay un refrán que dice: “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”. Y es cierto que las cenas deben ser ligeras, entre otras cosas, porque la actividad que vamos a llevar a cabo después de la cena es muy baja ya que es el final del día y no necesitamos “combustible” como a primera hora. Eso sí, es muy importante cenar, porque una cosa es hacer una cena ligera y otra diferente es no cenar nada, ¡hay que cenar!

Continuar leyendo

Consejos para elaborar la ensalada perfecta

Muchas personas decidimos ponernos a dieta para bajar de peso sobre todo en verano,  como si el resto del año no fuese posible. Pero esto conlleva algunos errores como, por ejemplo, tomar ensalada siempre para cenar y sobre todo de lechuga, lo que nos provoca irnos muy hinchados a la cama.

Continuar leyendo

Cómo adelgazar comiendo sano

Ahora en verano es la época del año en la que más nos gustaría perder peso y siempre nos entra la misma duda, ¿tengo que quitar comida de mi dieta? La respuesta es muy sencilla, NO.

Continuar leyendo

Ocho claves para adelgazar en las cenas

Cuando llegamos al final del día, estamos cansados y lo que menos nos apetece es pensar qué hacer de cena. Así que a veces cenamos cualquier cosa sin darle importancia o incluso no cenamos. Pero debemos darnos cuenta de que tan malo es cenar en exceso como no tomar nada.

Por ello, a continuación te doy algunas claves para hacer una cena correcta: Continuar leyendo

Las 10 cosas que te ayudarán a desconectar

A veces nuestro nivel de actividad diario es tan alto que cuando queremos desconectar resulta verdaderamente difícil llegar a hacerlo.Estamos inmersos en hábitos tan marcados que la desconexión implica dejar de hacer muchas de las rutinas diarias: mirar el móvil, hablar de trabajo, visitar las redes sociales, encender la radio al despertar, ir de compras los viernes, etc. Continuar leyendo