Reconocer los propios límites para deshacernos de cargas

Pensamos que “podemos con todo” y aunque luego nos infravaloramos o nos queramos muy poco, nuestra tendencia es querer demostrarnos a nosotros mismos y al mundo que “sí podemos”, que somos fuertes y que vamos a conseguir todo lo que nos propongamos. Y en este lugar de “querer lograr todo” no hay límites, ni propios ni ajenos. Continuar leyendo