Ácidos grasos omega-3

montón de cápsulas de omaga 3

Todos los días vemos anuncios publicitarios que nos hablan de alimentos enriquecidos o con alto contenido en omega-3, pero, ¿sabemos realmente qué son los Omega 3?
En este artículo vamos a explicar qué son, para qué sirven y cuáles son las mejores fuentes de omega-3.

Normalmente recomendamos elegir una dieta baja en grasas, pero no solo es importante la cantidad si no también la calidad.

Existen dos tipos de grasas:

  • Las grasa saturadas, conocidas como “grasas malas”. Presentes en alimentos como carnes grasas o bollería industrial. Un consumo excesivo de este tipo de grasas puede aumentar los niveles de colesterol y triglicéridos y, como consecuencia, nos predispone a un mayor riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares
  • Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que ofrecen grandes beneficios para el organismo.  Los ácidos grasos omega-3 forman parte de estas grasas tan beneficiosas.

Los ácidos grasos omega-3 son ácidos grasos poliinsaturados esenciales. Es decir, son ácidos grasos que el cuerpo no es capaz de sintetizar por sí mismo, por lo que es primordial y necesario incorporarlos con la dieta. Y es que el cuerpo necesita el omega-3 para múltiples funciones, como el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, la formación de hormonas y membranas celulares o el funcionamiento cerebral.

Ahora que sabemos que el omega-3, ¿dónde podemos encontrarlo?

El omega-3 se encuentra principalmente en los siguientes pescados y mariscos:

Durante los últimos años, numerosos estudios han puesto en evidencia  la importancia de incluir omega-3 en nuestra dieta.

¿Por qué es tan importante?

Enumeremos sus principales virtudes:

  • Tiene un efecto beneficioso sobre el sistema cardiovascular: disminuye los niveles de colesterol LDL “malo” y triglicéridos. Ayuda a disminuir levemente la presión arterial y previene la formación de coágulos en las arterias. También ayuda a regularizar el ritmo cardiaco.
  • Se sugieren efectos protectores frente algunos tipos de cáncer como colon, próstata y mama.
  • Posee función antiinflamatoria.
  • Promueve el correcto funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Mejora el funcionamiento de las neuronas y las transmisiones químicas. En otras palabras, nuestro cerebro funciona mejor.
  • Mejora la función pulmonar y reduce el asma.
  • La ingesta de omega 3 durante el embarazo contribuye a un normal desarrollo cerebral en el feto.

Así que, una vez constatados los beneficios que nos aporta el consumo de alimentos ricos en omega-3 solo nos falta saber cómo incluirlos en nuestra dieta diaria. Es muy sencillo. Una dieta ideal debe contener mayor proporción de grasa mono y poliinsaturadas que saturadas. Para ello debemos asegurarnos el consumo de al menos 3 o 4 raciones semanales de pescados azules.

 

 

El omega 3 tiene muchísimos beneficios y es fundamental incluirlo en la dieta de tus hijos. Pero a algunos niños les cuesta un poco comer pescado, si quieres conocer algunos trucos que pueden ayudarte, Nacho Rubio te los cuenta.

El autor: Rocío Pastor Martín

Rocío es titulada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Navarra. Además está al mando de la Dirección Técnica de la Empresa "Nutrición a Medida" y es colaboradora de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *