5 ejercicios para adelgazar en casa

ejercicios para adelgazar en casa

Los mejores ejercicios para adelgazar en casa

 

En algún momento de nuestras vidas todos hemos pensado en entrenar sin salir de casa. Puede ser porque nos haya dado pereza salir a correr, porque estemos de viaje y no sepamos donde entrenar o simplemente porque no nos podemos permitir en estos momentos pagar un gimnasio. Pero con estos ejercicios para adelgazar en casa, ¡no tendrás excusa para no hacer deporte!

 

Sea por lo que sea, no viene mal tener presente una pequeña tabla de ejercicios que nos ayudará a mantenernos en forma. Es muy importante que tengamos en cuenta que estos ejercicios no son una rutina completa para estar meses entrenando, sino sólo una pequeña guía para esos días esporádicos en los que no podemos hacer otro entrenamiento.

 

¿Qué necesitas para empezar a entrenar en casa?

 

  • Espacio amplio: el salón de casa es suficiente.
  • Ropa deportiva: aunque estemos en casa vamos a entrenar, así que hay que ponerse la misma ropa que en el gimnasio. Sí, también las zapatillas.

 

Es aconsejable tener también un espejo de cuerpo entero para asegurarnos de que realizamos todos los movimientos correctamente. Si tenemos una colchoneta podremos usarla en el último ejercicio.

 

Ejercicios para adelgazar en casa

 

Lo primero que debemos hacer es un buen calentamiento. Con calma y como nos explican en este vídeo. Nos ayudará a ir subiendo las pulsaciones, a preparar nuestras articulaciones y en definitiva, evitar lesiones.

 

1. Sentadillas

 

Empezamos con un ejercicio básico que te dará fuerza en el tren inferior y te subirá rápido las pulsaciones.

 

  • El movimiento: De pie, con los pies en línea con los hombros, las manos al frente y la cadera hacia atrás, baja hasta formar un ángulo de 90º.
  • Cuánto: 3 series de 10 repeticiones.

 

2. Patada en equilibrio

 

Es uno de los ejercicios para adelgazar en casa más sencillos, ya que no necesitas ningún material. Este tipo de ejercicios nos ayudan a trabajar los músculos de una forma más completa.

 

  • El movimiento: De pie y apoyado sobre uno de tus pies, sube la pierna hasta que el muslo esté paralelo al suelo. Estira completamente (como si dieras una patada), recoge y lleva la pierna hacia abajo y atrás (como si tuvieras alguien detrás y quisieras darle una patada en la espinilla). Sin apoyar en el suelo, vuelve a elevar la rodilla y continúa con la siguiente repetición. El ejercicio es más completo (y complicado) cuanto más lento lo realices.
  • Cuánto: 3 series de 5 repeticiones con cada pierna.

 

3. Puente a una pierna

 

Un ejercicio simple pero con el que trabajaremos muchos músculos: glúteos, cuádriceps, abdomen, oblicuos, etc.

 

  • El movimiento: Tumbado en el suelo, apoya los hombros y flexiona las rodillas. Levanta una pierna en vertical y sube y baja las caderas hasta que los glúteos toquen el suelo.
  • Cuánto: 3 series de 5 repeticiones con cada pierna.

 

4. Flexiones

 

Las conocemos todos. Las clásicas, las de toda la vida. Con ellas trabajaremos el tren superior. Dependiendo de la apertura de brazos trabajaremos más el pectoral (más abiertos), el bíceps (posición neutra) o el tríceps (manos juntas).

 

  • El movimiento: Boca abajo, apoyado en la punta de los pies y las manos, levanta el cuerpo de tal forma que desde los tobillos a la nuca sea una línea recta. Baja doblando los codos y sube. No hay que tocar el suelo (ni con el pecho ni con la cara ni nada).

  Si te cuesta mucho puedes hacerlas apoyando las rodillas. Usa una colchoneta para que no te duelan.

  Si, por el contrario, te resultan muy fáciles, prueba a hacerlos muy despacio.

  • Cuánto: 3 series de 10 repeticiones.

 

5. Abdominales isométricos

 

Todos conocemos los típicos abdominales de encogimientos que hemos entrenado desde el colegio. Pero ni todo el mundo sabe ejecutarlos bien, ni son los mejores. De hecho, no es necesario ni moverse.

 

  • El movimiento: Buscamos una posición similar a la que tenemos en las flexiones, pero apoyando los codos y todo el antebrazo en el suelo. El cuerpo debe estar desde los tobillos hasta la nuca. Simplemente hay que mantener esta posición el tiempo indicado (o el que podamos).

  A medida que pasen los segundos y tus abdominales se empiecen a cansar empezarás a temblar. Enhorabuena,    eso es que lo estás haciendo bien y adelgazar entrenando en casa está más cerca.

  • Cuánto: 3 series de 30 segundos

 

 

No te preocupes si alguno de estos ejercicios te cuesta mucho o no te sale. Céntrate en hacerlos bien, respetando la técnica y la posición. Tu cuerpo estará trabajando, y tú más cerca de tu objetivo de adelgazar entrenando en casa.

 

Ya sea en casa o en el gimnasio, tener pereza a la hora de hacer ejercicio es algo habitual, ¿sabes por qué ocurre esto? ¡Nacho Rubio te lo cuenta!

El autor: Antonio Cartier

Antonio no concibe la vida sin deporte. Es una parte de su forma de ser y de entender la vida. Y, aunque nunca ha sido especialmente bueno en ninguno, ha disfrutado jugando al fútbol, ha aprendido los conceptos básicos del Judo, ha alcanzado el cinturón negro de Kárate por la escuela Wado Ryu, ha corrido un maratón y hasta se ha atrevido con un triatlón distancia Medio Ironman.

¡Sigueme en Twitter!

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *