Abdominales, el centro del cuerpo

chicas haciendo abdominales

Vientre plano. Tableta de chocolate. Cuadraditos. Six pack. Lo llamemos como lo llamemos, la realidad es que los abdominales se han posicionado hoy en día como la parte de nuestro cuerpo que más miradas y desvelos provoca. Y esto es válido tanto para chicos como para chicas. Lo vemos en deportistas, en anuncios, en presentadores de televisión, en bailarines y hasta en la sopa.

Depilados casi siempre, los abdominales son el centro de las miradas, casi un “complemento” de moda y no nos oponemos a ello ¡Al revés, nos encantan! Pero hoy vamos a recordar algo muy importante: son el centro de nuestro cuerpo. Y no sólo por su posición.

Por eso te damos unas claves sobre los abdominales:

1- ¿Quieres lucir abdominales? Pues olvídate de entrenarlos.
No se trata de que entrenándolos vayas a alejarte de tu objetivo. Pero si lo que te pasa es que tienes “tripita” por mucho que los endurezcas van a seguir estando debajo de una capa de grasa. Así que ya sabes, lo primero es controlar la dieta y aumentar tu entrenamiento aeróbico.

Hay que saber que en esto también influye la genética, pero eso, de momento, no lo podemos arreglar desde aquí.

2- ¿Cuántos abdominales hay? Te han mentido siempre: uno y sólo uno.

Aunque siempre hablamos de los abdominales y hasta en las rutinas de trabajo se habla de superiores, inferiores, oblicuos… en realidad el abdominal es un único músculo que va desde la caja torácica hasta el pubis.

3- ¿Cuándo usamos los abdominales en nuestro día a día? Siempre.

Aunque no te lo parezca, es un músculo que usamos todo el rato. Nos ayuda a mantener la posición, a nuestras visitas al baño y a respirar. ¿Alguna vez has tenido agujetas después de reírte mucho? Por eso es.

4- ¿Y sirven para algo más? Pues sí. Por si fuera poco todo lo anterior también sirven para tener protegidas nuestras vísceras. Piensa que son los únicos órganos vitales que no están protegidos por huesos. Y no es que unos abdominales trabajados vayan a repeler las balas o los cuchillos, pero sí nos protegen de golpes menores que, sin ellos, podrían traernos algunos problemas más graves.

5- ¿Aún hay más? Pues sí, los abdominales son increíbles. Si los tenemos bien trabajados ayudan a mantener una correcta postura corporal. Esto se traduce en un aliado para nuestra espalda (¡que tanto sufre!) lo que nos evitará muchos dolores y visitas al fisioterapeuta.

Un ejemplo muy claro de esta mejora postural se ve en el atletismo, especialmente en las pruebas de fondo amateur (los conocidos como globeros). Y es que cuando llega la fatiga es habitual ver a muchos corredores encorvados y con la cabeza prácticamente a la misma altura que los pies. Esta posición nos hace ser más lentos y cansarnos aún más. Por ello un buen entrenamiento de los abdominales puede hacernos mucho más rápidos y resistentes sin meterle más kilómetros a las piernas, algo que también agradecerán nuestras rodillas.

6- ¿Y cuál es la mejor manera de entrenar? Tipos de entrenamientos hay muchos, desde los clásicos que se basan en el movimiento total (encogimientos), los isométricos (mantener una posición) o los hipopresivos (trabajando la respiración) y realizados correctamente todos son buenos. Como siempre, mejor calidad que cantidad. ¡Huye de los que dicen que hacen 3000 abdominales al día! Y también, como repetimos siempre, mucha variedad.

7- Pero a mí me duele al hacer abdominales ¿es normal? Bueno, normal, desgraciadamente duele un poco. Pero no debería doler exageradamente. Si te duele la espalda al hacer abdominales es que lo estás haciendo mal. Deja de hacerlos y consulta con tu entrenador o monitor.

En definitiva, los abdominales son un músculo importantísimo al que siempre relegamos al final del entrenamiento y eso si hay tiempo, que si no nada. Nos parece secundario trabajarlo pero es el primero en el que nos fijamos al mirarnos en el espejo. ¡Lo hacemos todo al revés!

Es muy importante entrenarlo y entrenarlo bien, pero por nuestra salud. Para lucirlo, como ya hemos visto, hay otros caminos que, por supuesto, también vamos a recorrer.

 

 

Seguro que muchas veces quieres hacer ejercicio pero te da un poco de pereza… ¿Sabes por qué te pasa? Nacho Rubio te lo cuenta en este vídeo y te ayuda a combatirla.

 

El autor: Antonio Cartier

Antonio no concibe la vida sin deporte. Es una parte de su forma de ser y de entender la vida. Y, aunque nunca ha sido especialmente bueno en ninguno, ha disfrutado jugando al fútbol, ha aprendido los conceptos básicos del Judo, ha alcanzado el cinturón negro de Kárate por la escuela Wado Ryu, ha corrido un maratón y hasta se ha atrevido con un triatlón distancia Medio Ironman.

¡Sigueme en Twitter!

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *