¿Conoces todos los beneficios del Omega 3?

El pescado es un alimento prácticamente necesario en nuestra alimentación y en una dieta equilibrada. El pescado, tanto el blanco como el azul, nos aporta nutrientes y tiene propiedades muy favorables para nuestro organismo. El pescado tiene proteínas de alto valor biológico, variedad de minerales y sobre todo grasas buenas. Sí, sí, la grasa también es necesaria en nuestra alimentación, y no sólo el aceite que debemos incluir a diario, sino la grasa que contienen los propios alimentos… ¡De eso os quería yo hablar!

La grasa la podemos dividir en dos de una forma sencilla: grasa buena (insaturada) y grasa mala (saturada). Es lo mismo que pasa con el colesterol cuando vas al médico y te dice que tienes el colesterol malo un poco alto y el bueno mucho más alto y por tanto se compensa…

Hablemos de la grasa buena, la grasa insaturada. Los pescados tienen este tipo de grasa, concretamente los omega 3 de los que seguro habéis escuchado hablar anteriormente. Ahora ya sabéis que los omega 3 son grasas insaturadas, y por lo tanto, grasa buena.

El omega 3 no lo podemos producir por nosotros mismos por lo que debemos introducirlo en la alimentación, ya que tiene beneficios muy positivos en la salud tanto a nivel cardiovascular aumentando colesterol bueno, reduciendo el malo, reduciendo también la presión arterial… como a nivel de alergias, entre otros.

Y bien, ¿qué pescados tienen omega 3? Lógicamente los más grasos, que eso sí que lo sabréis, son los azules (los blancos tienen bajo contenido en grasas, y por lo tanto poco omega 3). Los azules (atún, trucha, sardina…) son pescados con un alto contenido en grasas, pero no te asustes, porque hablamos de grasas buenas, así que si tienes el colesterol alto, lo que NO deberías hacer es quitarte el pescado azul de tu alimentación diaria, error que se ha cometido durante muchísimos años atrás.

Ahora hablemos del atún, que lo podemos consumir de multitud de maneras: como un segundo plato, acompañando una ensalada o en un exquisito bocadillo (de mis favoritos) a media tarde… El atún aparte de reducir ese colesterol que ya he explicado, protege contra diferentes cánceres como ovarios, páncreas e incluso digestivos. Gracias al consumo de este pescado, podemos disminuir la incidencias de trastornos cardiovasculares, trombosis, aterosclerosis y accidente cerebro vasculares.

El atún (y doy fe de ello en mis pacientes) también es un gran amigo en las dietas de deportistas, ya que da fuerza al organismo y prácticamente el consumo es diario con diferentes grupos de alimentos.

El omega 3 disminuye los niveles de triglicéridos en todo tipo de personas. Atención personas con colesterol elevado, los omega 3 disminuyen el malo LDL siempre que se disminuya el consumo de grasas saturadas. Este dato recordarlo siempre.

Por lo tanto es necesario el consumo de pescado, en este caso azul, en una dieta variada, moderada y equilibrada, ¡y además es uno de los alimentos más sabrosos!

 

 

¿Sabías que el atún puede ayudarte a reducir el estrés? Nacho Rubio te lo cuenta en este vídeo.

El autor: Guillermo V. Rodriguez

Guillermo es nutricionista y Personal Eating Trainer. Es un comunicador nutricional que pretende transmitir unos hábitos saludables combinando Nutrición y Gastronomía ya que Comiendo Se Entiende La Gente.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *