10 razones por las que siempre estás cansado

Sentirse cansado todo el tiempo se está convirtiendo en una de nuestras dolencias más comunes e incluso puede resultar frustrante. La mayoría de las veces no se debe a un problema grave de salud sino a un estilo de vida en el que estamos demasiado ocupados y esto nos fatiga. Las causas suelen ser simples y fáciles de corregir.

En este artículo te contamos algunas razones por las que puedes estar cansado y cómo sentirte con más fuerza física o mental.

  1. No hacer ejercicio. Hacer deporte, caminar o bailar ayuda a que tu sistema funcione con mayor eficiencia cardiovascular y suministra oxígeno y nutrientes a los tejidos. Aunque resulte paradójico, estar cansado, vencer la pereza y hacer ejercicio aumentará tu fuerza.
  1. No desayunar. El desayuno es la comida más importante del día y conviene que sea completo para garantizar toda la energía y nutrientes necesarios para hacer frente a nuestro día. El desayuno ha de incluir fruta, proteína (leche, yogur, huevo, frutos secos, pavo) y cereales (avena, centeno…).
  1. Falta de agua. Estar deshidratado es una pérdida de energía importante para el cuerpo. La falta de agua reduce el volumen de sangre y el corazón bombea con menos eficacia, provocando que la velocidad del oxígeno y los nutrientes en llegar a los órganos sea más lenta. Se recomienda beber 2 litros de agua al día.
  1. No dormir lo suficiente. A veces la sensación de cansancio aparece porque no estás manteniendo los hábitos de sueño regulares o también porque estás durmiendo demasiado. Trata de entrar en una rutina de horarios para dormir placidamente y las horas que estés necesitando.
  1. Deficiencia de hierro. La falta de hierro hace que te sientas débil, irritable y con dificultad para enfocarte. Antes de nada hazte unos análisis para detectar si tienes pocas reservas de hierro y complementa tu alimentación con verduras de hojas verdes, pescado (sardinillas, pescadilla), nueces, crustáceos (mejillones, almejas, berberechos…), carnes rojas y alimentos ricos en vitamina C que te ayuden a absorber el hierro.
  1. Mantener un nivel de actividad muy elevado. Querer hacer muchas cosas en un día y no aprender a desconectar ni siquiera antes de acostarte puede desembocar en estrés y ansiedad. La sensación de cansancio o fatiga habitual es uno de los principales síntomas de ansiedad. Tómate períodos de descanso durante la semana y evita consultar el móvil, ver la televisión y conectarte a la tablet una o dos horas antes de acostarte.
  1. Abusar de estimulantes como la cafeína. A veces paliamos la sensación de cansancio con la ingesta de alcaloides que se encuentran en alimentos con el café, el té, el cacao, el guaraná o la yerba mate. Si consumes mucha cafeína alterarás tus horas de sueño y por tanto afectará a tu descanso.
  2. Mala alimentación. El abuso de comidas ricas en azúcar o carbohidratos aumenta el índice glucémico que provoca fuertes subidas de azúcar. Al principio supone más energía momentánea pero luego una caída drástica que provoca fatiga. Es recomendable no abusar de los dulces y grasas, y también evitar las bebidas alcohólicas.
  1. No saber decir no. Está bien ser esa persona dispuesta que todos quieren pero negarte a hacer ciertas cosas te va a permitir tener más tiempo para descansar y hacer lo que verdaderamente deseas. Aquí tienes algunos consejos para aprender a decir no y liberarte de citas, tareas y trabajos.
  1. Haber empezado una nueva medicación. La fatiga es uno de los efectos secundarios más comunes de los medicamentos farmacéuticos, así que dale a tu cuerpo algún tiempo para adaptarse y si el cansancio persiste es mejor que acudas al médico .

Pregúntate cuáles son los motivos de tu cansancio, valora cómo es tu alimentación, las horas de descanso y la energía que pones a la vida. ¡No olvides seguir estos prácticos y sencillos consejos!

 

 

¿Sabías que posponer la alarma del depertador tiene algunos peligros? Nacho Rubio te lo cuenta en este vídeo.

El autor: Esther Camuñas

Me apasionan las personas, descubrir lo que sienten, escuchar lo que piensan y observar cómo lo expresan y cómo se comunican. Más de 12 años acompañando a organizaciones y equipos en su proceso de crecimiento, y tratando de aportar mi experiencia en comunicación para ayudarles a sacar lo mejor de sí mismos, su esencia.

¡Sigueme en Twitter!

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *