Adicción al trabajo: la importancia de desconectar

Excepto para algunos privilegiados, trabajar es una necesidad. Y, como recuerda el médico del trabajo Rafael Timermans, “desde hace más de un siglo los especialistas en Prevención de Riesgos laborales nos dedicamos a que tener que trabajar no se convierta en tener que enfermar necesariamente”.

Pasamos aproximadamente una tercera parte de nuestro tiempo en el puesto de trabajo, que debe ser evaluado en sus riesgos para evitarlos o disminuirlos. El trabajo puede provocar estrés, “que podemos definirlo por rasgos como la carga de trabajo, las excesivas demandas que nos pueden provocar agotamiento o el agobio por las relaciones interpersonales. Pero desde hace años se conoce la adicción al trabajo, en distintas culturas y sociedades. Se trata de personas que siguen trabajando en el café, en la comida, los fines de semana. Las tecnologías lo han favorecido, desde el momento en que se puede responder al teléfono o al correo electrónico desde cualquier lugar y en cualquier momento”, advierte el experto.

Hay personas que no consiguen desconectar del trabajo, que siempre encuentran algo más que hacer. Y en un mundo globalizado en el que llevamos en el bolsillo una conexión con cualquier persona y lugar del mundo, con toda la información necesaria, con herramientas insospechadas, es más fácil.

Determinados ambientes competitivos favorecen esa adicción: se valora más al que descansa menos, al que sale más tarde del trabajo. Se paga más al que acaba dedicando menos tiempo a lo personal.

El doctor Timermans recalca que hay formas “light” de adicción, como el presentismo: estar horas, más de las necesarias en el trabajo, solo por “echar horas” incluso estando enfermo. “Es una forma inútil, improductiva de adicción. Además, es peligrosa en el caso que el trabajador desarrolle tareas que pudieran poner en peligro a otros como pilotos o médicos”, explica.

Según estudios recientes, por ejemplo en anestesistas, la adicción al trabajo parece darse en personas con una personalidad especial, “estresora”, que parece abarcar a la tercera parte de los mismos. Una personalidad perfeccionista, detallista, con necesidad de control, a veces obsesiva. Todo es urgente, se manifiesta cierta hostilidad que puede llegar a la ira.

Y esa adicción, en mayor o menor grado provoca alteraciones empezando por el ambiente personal del trabajador, que debe servirle de apoyo y relax y compensación al laboral, y siguiendo por alteraciones del sueño, que se ha demostrado que pueden a su vez desencadenar problemas cardiacos.

 

Características:

  • Alta competitividad.
  • Sobrepasan con mucho el tiempo pasado en el trabajo.
  • Necesidad de control de todo.
  • Comunicación interpersonal deficiente.
  • Relaciones interpersonales, familiares, escasa, superficial, conflictiva.

 

Factores predisponentes:

  • Personalidad obsesiva, detallista.
  • Trabajos muy demandantes.
  • Luchas de poder.
  • Ausencia de cultura de empresa.

 

Detección:

Para detectar la adicción al trabajo, existen cuestionarios, como el Work Addiction Risk Test (WART), o el WorkalcoholicBattery, capaces de detectar conductas de riesgo.

Los médicos del Trabajo suelen detectar las consecuencias de la adicción en forma de alteraciones de la tensión arterial, migrañas, insomnio. O incluso de manera tardía, por un aumento de enfermedades en determinados trabajadores.

Por ello, es prioritaria la detección temprana que evite la producción de daños a la salud que, si ocurrieran, deberían considerarse como patología laboral, dentro de la contingencia de Accidente de Trabajo.

 

En resumen, es importante saber desconectar del trabajo, en especial determinadas personalidades obsesivas y detallistas en empleos muy competitivos.

 

 

 

Si alguna vez a ti también te falla la memoria, Nacho Rubio te cuenta 4 trucos que pueden ayudarte en este vídeo.

El autor: Javier Granda

Periodista freelance especializado en salud, escribe en los principales medios dirigidos tanto a médicos y farmacéuticos como público en general. Primer premio de la Asociación Nacional de Informadores Sanitarios a la mejor labor de comunicación en salud.

¡Sigueme en Twitter!

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *