La caducidad de los alimentos

caducidad alimentos

Conocer la diferencia entre “fecha de caducidad” y “fecha de consumo preferente” de los alimentos te ayudará a preparar y consumir tus comidas con toda seguridad.

La mayoría de nosotros acumulamos demasiados productos alimentarios en nuestras neveras y despensas, unas cantidades que a menudo no podemos consumir antes de las fechas que indican sus etiquetas. ¿Pero realmente hay que tirar todos los alimentos al cubo de basura?

 

Fecha de caducidad y fecha de consumo preferente

Lo primero que es importante saber es la diferencia entre “fecha de caducidad” y “fecha de consumo preferente”.

  • Fecha de caducidad: este dato debe ser estrictamente respetado, ya que consumir un alimento una vez pasada su fecha de caducidad puede suponer un riesgo para la salud.

 

  • Fecha de consumo preferente: la fecha es más bien orientativa e informa del tiempo límite para tomar los alimentos en condiciones óptimas (siempre que estén en buen estado).

 

Por una cuestión de seguridad

Algunos alimentos (carnes, pescados, leche, huevos o embutidos) están marcados con un día en concreto como fecha límite para su consumo porque por su composición microbiótica pueden causar una intoxicación alimentaria. Por lo que una vez pasada esa fecha, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición aconseja no consumirlos. Además es importante seguir las instrucciones de conservación y de consumo una vez abierto el envase del alimento o, de lo contrario, se estropeará y el riesgo de sufrir una intoxicación alimentaria será alto.

Para aprovechar los alimentos que no vamos a comer antes de su fecha de caducidad, los podemos congelar correctamente siguiendo las instrucciones que aparezcan en el envase (guardar en el congelador hasta la fecha de caducidad, cocinar sin descongelar o descongelar previamente por completo y consumir en las veinticuatro horas siguientes). En su “Manual de uso de fecha de caducidad y fecha preferente”, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que al descongelar estos productos debemos consumirlos en menos de 24 horas. En estos productos con riesgos microbiológicos (carnes picadas, carnes de pollo) es importante tener la precaución de cocinarlos adecuadamente una vez descongelados, ya que existe un gran peligro de que haya bacterias patógenas por ser alimentos crudos.

 

Por una cuestión de calidad

Otros alimentos están marcados con la fecha de consumo preferente que indica el momento hasta el cual conservan la calidad prevista, como explica la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición

Para poder disfrutar de las mejores condiciones del alimento es importante respetar siempre las instrucciones de conservación y evitar cualquier manipulación y daño del envase. En este sentido, es importante siempre observar bien el alimento y descartar que tiene marcas de moho u otros indicios de que el alimento está alterado o en mal estado (el abultamiento de la lata indica que el alimento puede haber sufrido una alteración microbiótica).

Este tipo de productos (pastas y legumbres secas, arroz, cereales, bollería industrial) son bastante más duraderos y estables que los alimentos frescos. Una vez pasada esta fecha es posible que hayan perdido parte de sus propiedades (sabor algo rancio, menos aroma) pero seguirán siendo seguros si están en buenas condiciones.

 

Recuerda: para tu seguridad no consumas alimentos caducados.

El autor: Carmen Espinosa

Periodista especializada en temas de salud y experta en nutrición. Ha trabajado en diversos medios de comunicación y portales online. A Carmen le gusta ofrecer información útil, interesante y fácil de entender. Puedes encontrarla en Twitter en: @cespidz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *