Vivir el presente ahorra sufrimiento

vivir el presente

Nos resulta muy difícil estar en el aquí y ahora sin oscilar entre el pasado y el futuro, y esto nos genera mucha preocupación, culpa, estrés y ansiedad. ¡Es hora de vivir el presente!

Nuestra mente tiende a irse a situaciones pasadas, incluso de ayer mismo, a lo que podría haber hecho o tenía que haber dicho. Nos quedamos apegados a recuerdos, a personas que estuvieron en nuestra vida y ya no tenemos cerca. Y aunque queremos cambiar el pasado y sabemos que no es posible, nuestro empeño en que los hechos hubieran sido de otro modo nos provoca dolor, angustia y malestar.

También está la tendencia a pensar en el futuro, querer prever lo que va a pasar, controlar la situación y tenerlo “todo atadito”. Nuestros pensamientos de futuro suelen ser anticipaciones catastróficas de una situación que aún no sabemos cómo será pero ya nos despierta emociones como el miedo o la tristeza.

Aunque nadie lo ve ni percibe, el diálogo interno de nuestra mente es estresante y nos impide vivir lo que está sucediendo en el momento presente. La mente nos engaña, crea películas y nos mantiene esclavos.

Aquí te dejamos 5 sencillas claves para aprender a vivir el presente.

  • Medita, haz silencio y observa esos pensamientos. Es importante practicar unos minutos de meditación o mindfulness cada día, parar y observar cómo los pensamientos fluyen sin cesar.

 

  • Haz caso a tu respiración. Cuando tus pensamientos se disparen hacia el pasado o futuro, párate a respirar. Si incorporas algunos ejercicios sencillos de respiración en tu día a día, favorecerás que tu mente se calme.

 

  • Escucha las sensaciones de tu cuerpo. Si aprendemos a poner atención al cuerpo podremos estar más en el presente y así aplacar la mente. Basta con observar las sensaciones y dar más protagonismo a los sentidos.

 

  • Descubre cuál es tu propia película. Probablemente la historia que te cuentas mentalmente es siempre la misma, así que empieza por reconocerla, saber cuándo empieza y cuándo termina, cuáles son esos diálogos y páralos a tiempo para no creértelos. ¡Está en tus manos cambiar el guión!

 

  • Comparte tu historia mental y ríete de ti mismo. Si pones en voz alta todos tus pensamientos y emociones es una forma de observarlos, cuestionártelos y descubrir cómo te estás identificando con tu mente. También algún día podrás reírte de esta película de ficción que te has creado.

 

¡Ánimo y no dejes de practicar el poder del aquí y ahora! Te puede ayudar leer a autores como Eckhart Tolle, uno de los más influyentes escritores espirituales que habla del sufrimiento que causa “el ir y venir” de la mente.

El autor: Esther Camuñas

Me apasionan las personas, descubrir lo que sienten, escuchar lo que piensan y observar cómo lo expresan y cómo se comunican. Más de 12 años acompañando a organizaciones y equipos en su proceso de crecimiento, y tratando de aportar mi experiencia en comunicación para ayudarles a sacar lo mejor de sí mismos, su esencia.

¡Sigueme en Twitter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *