Ejercicio aeróbico vs Ejercicio anaeróbico

ejercicio aeróbico

Simplificando mucho podríamos decir que los conceptos aeróbico y anaeróbico hacen referencia a la manera que tiene el organismo de obtener la energía. Si nuestro cuerpo precisa mucho oxígeno para realizarlo se denomina ejercicio aeróbico o dinámico, y si no necesita de una gran cantidad, entonces estamos hablando de ejercicios anaeróbicos o de fuerza.

En la mayoría de las actividades deportivas y actividades que realizamos, ambos tipos se combinan, por lo que para expresarnos con propiedad deberíamos hablar de ejercicios predominantemente aeróbicos o predominantemente anaeróbicos. La elección de la modalidad deportiva dependerá del objetivo que cada uno se marque ya que los efectos en el organismo son diferentes, según domine uno u otro tipo de ejercicio. Y lo ideal además siempre sería combinar ambos en nuestras rutinas para obtener un mejor rendimiento físico y un mayor equilibrio. Una vez asimilado esto conviene tener claras las características principales de cada uno.

Ejercicio aeróbico

  • Ejercicios de media o baja intensidad, pero de larga duración.
  • Sirven para trabajar la resistencia y la capacidad pulmonar. Se movilizan grandes grupos musculares y al ser actividades prolongadas, requieren un incremento en el consumo de oxígeno.
  • Los mayores beneficios para la salud se consiguen con este tipo de entrenamiento, ya que se logran unos resultados más completos en todo el organismo a nivel cardiovascular, metabólico, óseo, respiratorio y muscular.
  • Contribuyen notablemente a perder peso o a mantenerlo si ese es nuestro objetivo.

Caminar a buen ritmo, correr, natación o andar en bicicleta son algunas de las actividades más reconocibles en las que predominan los ejercicios aeróbicos.

Ejercicio anaeróbico

  • Son ejercicios de alta intensidad pero de poca duración, por lo que no necesitan consumo de oxígeno.
  • Sirven para tonificar y mejorar la masa muscular, y suelen intervenir grupos musculares concretos.
  • Este tipo de entrenamiento de fuerza se realiza con ejercicios en los que se moviliza un peso determinado en una serie de repeticiones. Con ello lograremos mejorar la resistencia muscular, la flexibilidad y la elasticidad.

Las carreras cortas a gran velocidad, el levantamiento de pesas, saltar a la cuerda o las “abdominales” formarían parte de este tipo de ejercicios.

A partir de aquí debemos recordar que cualquier actividad debe adecuarse siempre a nuestras propias características como la edad, la forma física, nuestros gustos y nuestros objetivos. Pero por regla general, para llevar un ritmo de vida saludable y prevenir las enfermedades cardiovasculares, se recomienda realizar una actividad aeróbica de moderada intensidad al menos 5 días por semana durante 30/60 minutos, mientras que los entrenamientos de fuerza o anaeróbicos deberían realizarse entre 2/3 veces cada siete días.

El autor: Ricardo Sierra

Actualmente es Coordinador de Deportes y Delegado de Contenidos (eSports) en Movistar +. Lleva 23 años en el mundo del periodismo audiovisual, la mayor parte de ellos como reportero y enviado especial, cubriendo eventos tan importantes como Mundiales de Fútbol, Eurocopas de Fútbol, Wimbledon, etc. Ha dirigido programas de televisión y ha sido editor de informativos, narrador, locutor y presentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *