Cambios estacionales y estado de ánimo

Las personas a veces nos sentimos tristes, cansadas o ansiosas sin motivo aparente y una razón pueden ser los cambios climáticos, que afectan a nuestra salud emocional más de lo que pensamos.

La llegada del otoño, el invierno, la primavera o el verano nos afecta. Son momentos en los que no ha ocurrido nada fuera de lo normal y sin embargo estamos emocionalmente débiles, melancólicos y sin fuerzas para seguir adelante. Puede tratarse de un trastorno estacional.

El trastorno depresivo estacional fue acuñado por Norman Rosenthal, profesor de psiquiatría clínica (Estados Unidos) que durante 20 años investigó sobre el SAD (Seasonal Affective Disorder).

Aunque se desconoce la causa específica del trastorno afectivo estacional, algunos factores se deben a:

  • La disminución de la luz solar que altera nuestro reloj biológico (ritmo circadiano)
  • La caída de la serotonina (sustancia química cerebral) que afecta a nuestro estado de ánimo.
  • La alteración de los niveles de melatonina en el cuerpo que influyen en los patrones de sueño.

Síntomas en otoño e invierno

A algunas personas les afecta más la llegada del otoño debido a la pérdida de horas de luz, la bajada de las temperaturas y la reducción de actividades al aire libre que nos permiten socializar.

Aparece la necesidad de dormir más de lo habitual, la compulsión por alimentos ricos en hidratos de carbono, el aumento de peso, la pérdida de libido y la sensación de cansancio o falta de energía.

Todo ello viene acompañado de desesperanza, tristeza, irritabilidad y aislamiento social.

Síntomas en primavera y verano

Hay otra variante del trastorno depresivo estacional que afecta durante la primavera y el verano. Mientras que unas personas salen a la calle con su mejor sonrisa en esta época del año, otras tienen que hacer frente a la depresión, o astenia primaveral.

Se agudiza la sensación de soledad, el malestar físico debido a las alergias, la falta de apetito y el consecuente adelgazamiento.

La primavera y verano puede provocar trastornos del sueño (insomnio) y también nerviosismo o ansiedad.

Cómo tratarlo

Existen varias formas de lidiar con tu estado de ánimo durante los cambios estacionales. Introduce hábitos saludables en tu estilo de vida:

  • Sigue una dieta equilibrada y rica en vitaminas.
  • Trata de salir fuera todos los días aunque sea y simplemente a pasear.
  • Haz deporte y ejercicio regularmente.
  • Introduce una rutina para dormir plácidamente.
  • Queda con los amigos y personas que te hagan sentir bien.
  • No te sometas a situaciones de estrés y practica la relajación.
  • Busca acompañamiento terapéutico si lo necesitas y sin miedo.

Todas estas pautas ayudan al equilibrio emocional y, sobre todo, piensa que es un momento del año que también se pasará.

El autor: Esther Camuñas

Me apasionan las personas, descubrir lo que sienten, escuchar lo que piensan y observar cómo lo expresan y cómo se comunican. Más de 12 años acompañando a organizaciones y equipos en su proceso de crecimiento, y tratando de aportar mi experiencia en comunicación para ayudarles a sacar lo mejor de sí mismos, su esencia.

¡Sigueme en Twitter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *