Revisión médica en niños y adolescentes ¿cuántas y cuándo?

revisión médica

¿Cuándo debe realizarse una revisión médica? Existe controversia en cuanto al número óptimo de revisiones que se deben realizar a los niños y adolescentes. Como explica el doctor Óscar Gómez Martín, director de Continuidad Asistencial del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, “no hay evidencias claras al respecto y lo razonable apunta a tener flexibilidad y, dependiendo de las necesidades, ir adaptándolas”.

Los periodos en los que habrá que tener mayor precaución son:

  • En el cumplimiento del calendario vacunal.
  • En las épocas de cambios: inicio de la escuela infantil, colegio, instituto, pubertad y primera etapa de la adolescencia.

Pero las actividades preventivas se inician desde el embarazo y etapa prenatal, con un control adecuado de la gestación, con una alimentación adecuada y con hábitos de vida saludables, realizando ejercicio, evitando las infecciones trasmisibles y eliminando el consumo de alcohol, tabaco y drogas.

“Asesorar y promocionar la lactancia materna es la primera medida a tener en cuenta desde el mismo momento del parto. En el segundo día de vida se tomarán muestras para el cribado neonatal de enfermedades congénitas como fenilcetonuria, fibrosis quística y otras. A partir de ahí, se realizará un cribado neonatal de hipoacusia y se administrarán las primeras vacunas. Y, en la primera semana de vida, iniciará la historia de salud del niño, que recogerá todos sus antecedentes y de la familia”.

El pediatra le revisará en los siguientes periodos, tantas veces como vaya considerando, teniendo una serie de actividades específicas en cada periodo:

  • Entre 2 y 6 meses.
  • Entre 12 y 18 meses.
  • Entre 2 y 4 años.
  • Entre 6 y 14 años.
  • También se aconseja una revisión entre los 16 y 18 años.

Hasta los 18 meses de vida el contenido de la revisión médica irá dirigida a:

  • La promoción de la lactancia materna.
  • Las vacunaciones.
  • La profilaxis con vitaminas.
  • El control y seguimiento del crecimiento (peso, talla, perímetro cefálico) y del desarrollo psicomotor.
  • La prevención de accidentes domésticos y de tráfico.
  • La protección solar.
  • El cribado/detección de trastornos visuales, auditivos y bucodentales.
  • La criptorquidia (descenso de los testículos).
  • La prevención del tabaquismo pasivo.
  • La detección de maltrato, etc.

Entre los 2 y 18 años, el contenido de las revisiones se dirigirá a supervisar:

  • El crecimiento y el desarrollo psicomotor.
  • La adaptación escolar y consejos de educación para la salud: alimentación saludable, actividad física y ejercicio.
  • Prevención del tabaquismos pasivo y activo.
  • Higiene bucodental.
  • Protección solar.
  • Prevención de la obesidad.
  • Consejos para prevenir accidentes.
  • Prevenir infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados.
  • Consumo de alcohol, tabaco y drogas.
  • Detección temprana de posibles patologías.

“Cuanto más tiempo se dedique a las actividades de educación para la salud, mejor será el desarrollo del niño y evitaremos enfermedades en la edad adulta”, concluye el experto.

Estas son las pautas que tienes que tener en cuenta a la hora de plantearte hacer un revisión médica.

El autor: Javier Granda

Periodista freelance especializado en salud, escribe en los principales medios dirigidos tanto a médicos y farmacéuticos como público en general. Primer premio de la Asociación Nacional de Informadores Sanitarios a la mejor labor de comunicación en salud.

¡Sigueme en Twitter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *