Correr con niños por Alma Obregón

correr con niños

Como corredora, uno de los temas que más me interesaron desde que me quedé embarazada allá por 2015 fue el de entrenar con mi hijo. Como estoy segura de que muchas otras mamás (y papás) runners os encontráis en mi situación, quiero compartir con vosotros todo lo que he estado haciendo durante estos meses y hay que tener en cuenta para correr con niños.

Para empezar a moverte después del parto sin separarte de tu bebé, lo mejor es una buena mochila ergonómica apta para recién nacidos. Con ella podrás caminar junto a tu bebé todo lo que quieras y más. Caminar es un ejercicio muy bueno para la recuperación postparto ya que no impacta en el suelo pélvico y nos ayuda a recuperar la figura y el estado de forma poco a poco. Hay que recordar que nunca se puede correr llevando a nuestro bebé en una mochila portabebé. Hay que pensar que si lo hiciéramos, recibiría todo el impacto de la carrera, ¡y su cuerpo no está preparado! Para correr con niños, usaremos un carrito.

Algo importante a tener en cuenta antes de plantearnos correr con nuestro hijo tras un embarazo es el suelo pélvico. El suelo pélvico es un gran olvidado que, sin embargo, debemos fortalecer antes y durante el embarazo (y después del parto nos tocará rehabilitarlo). Para trabajarlo combinaremos:

  • Ejercicios de Kegel
  • Fortalecimiento del transverso
  • Hipopresivos.

Aunque el tiempo recomendado antes de volver a correr tras el parto son 6 meses, lo ideal es asistir a una consulta de fisioterapia obstétrica, donde podrán valorar el estado concreto de tu suelo pélvico, ya que cada caso es único.

Pasado ese tiempo, lo más recomendable es hacerse con un carrito especial para correr. La edad recomendada para empezar está entre los 6 y los 9 meses, según el fabricante, aunque dependerá realmente del momento en el que vuestro bebé empiece a sujetar la cabeza por sí mismo.

¿Qué hemos de recordar cuando salimos a correr con niños?

  • La ruta deberá ser apta para poder correr con el carrito. Priorizaremos las rutas de asfalto frente a las de campo a través (que son más incómodas para el bebé y para quien empuja el carro) y evitaremos las rutas con muchas cuestas.

 

  • No hace falta llevar la bolsa del carrito completa. Con una pequeña bolsita que tenga lo justo para cambiar al bebé si hay necesidad, será suficiente. Según son más mayores, conviene meter también algún snack (¡por si quieren avituallamiento! jaja).

 

  • Hay que abrigar al bebé teniendo en cuenta que van sentados y quietos. Habrá que considerarlo especialmente en invierno y cuando haga frío y viento.

 

  • Hay que evitar el uso de auriculares, ya que si llora no podrías oírle (además de propiciar accidentes por no escuchar a un coche o moto que se aproxime).

 

Quizá me estéis leyendo y penséis: ¡Pero mis hijos ya son más mayores! ¿Puedo correr con ellos? Sí. Si tus hijos ya son más mayores puedes salir a correr con ellos sin problemas. Es más, es muy recomendable ya que mejora su estado físico y ayuda a prevenir la obesidad infantil. Si corren en el colegio, ¿por qué no deberían hacerlo también con papá o mamá? Eso sí, recuerda que puedes salir a correr con tu hijo ¡pero no a entrenar! Las salidas junto a un niño deberán ser siempre tranquilas y cortas, nunca habrá que fatigarles en exceso. Además, sólo se deberá hacer si al niño le apetece (sin forzarle) y evitando momentos en los que esté fatigado o si ya ha hecho deporte ese día.

Por último, hay que recordar que no se debe entrenar a un niño sin la supervisión de un especialista así que, si quieres que tu hijo haga atletismo, deberás asegurarte de que lo hace con un entrenador.

 

Alma Obregón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *