¿Qué es el desprendimiento de retina?

desprendimiento de retina

¿En qué consiste el desprendimiento de retina?

 

La retina es una capa que envuelve el interior de la cavidad ocular. Se encarga de procesar la luz para que ésta pueda ser enviada a través del nervio óptico al área visual, que está localizada en el lóbulo occipital del cerebro.

 

Como explica la doctora Belén Jiménez Rolando, de la sección de retina del servicio de oftalmología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, “anatómicamente está constituida por la superposición de distintas capas que funcionan como una cadena de engranaje.

 

La retina presenta una zona central a la que llamamos mácula, que se encarga de la visión:

  • Fina.
  • Central.
  • Diurna.
  • Cromática.

 

Además, se encarga de una zona periférica que nos permite ver por la noche y de manera periférica.”

 

El desprendimiento de retina supone la separación de las capas internas -o retina neurosensorial- de la capa más externa, conocida como epitelio pigmentario.

 

Causas del desprendimiento de retina

 

Dentro de las causas, el desprendimiento de retina secundario a una rotura retiniana previa (desprendimiento regmatógeno), es el más frecuente afectando a una de cada 10.000 personas al año.

 

Factores de riesgo

 

Según la oftalmóloga, entre los factores de riesgo deben señalarse:

 

  • La presencia de desgarros retinianos secundarios a desprendimiento de vítreo.
  • Degeneraciones retinianas periféricas.
  • Miopía elevada.
  • Cirugías intraoculares previas.
  • Traumatismos oculares.
  • Desprendimiento de retina en ojo contralateral.
  • Antecedentes familiares o enfermedades de carácter hereditario, como el síndrome Stickler o el síndrome Wagner”.

 

La doctora Jiménez recalca que el desprendimiento de retina constituye una emergencia dentro de la oftalmología. “Ante la aparición de visión de “moscas volantes”, visión de ráfagas de luz o visión de “telón”, el paciente debe acudir a los servicios de urgencias de su hospital para ser examinado por un oftalmólogo”, recomienda.

 

Cirugía como tratamiento

 

El tratamiento del desprendimiento de retina es quirúrgico. Consiste la mayoría de las veces en la realización de una técnica denominada vitrectomía, a través de la cual se sellan las roturas retinianas mediante láser o crioterapia.

 

A continuación, se inyecta una pequeña cantidad de un gas específico, dentro de la cavidad vítrea. De este modo, la burbuja de gas flota en el interior del ojo, presiona sobre el desgarro de la retina y lo aplana contra la pared del mismo.

 

Tras la intervención, es necesario mantener la cabeza en una posición determinada, según la localización de las lesiones, durante varios días hasta que se produce la reabsorción del gas. Se recomienda también que, durante unas semanas, el paciente no acuda a lugares de gran altura sobre el nivel del mar ni realice viajes en avión, ya que la disminución de la presión atmosférica puede producir la expansión de la burbuja, y ocasionar complicaciones.

 

El pronóstico de la intervención viene dado por la afectación o desprendimiento del área macular. Una vez operado, la tasa de recaída se halla en torno al 10-15%.

 

Conoce cómo proteger tus ojos del frío en invierno y del agua de las piscinas y la playa en verano.

El autor: Javier Granda

Periodista freelance especializado en salud, escribe en los principales medios dirigidos tanto a médicos y farmacéuticos como público en general. Primer premio de la Asociación Nacional de Informadores Sanitarios a la mejor labor de comunicación en salud.

¡Sigueme en Twitter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *