Azafrán: uno de los remedios naturales más antiguos

azafrán

Azafrán: todo lo que necesitas saber

 

Originaria de Asia Menor, el azafrán ha sido utilizado como especia, perfume, medicina y tinte por muchas de las antiguas civilizaciones a lo largo de la historia.

 

Ya en la Creta antigua había recolectores de azafrán, como muestra un fresco de la pintura minoica (1600 a. C.). En el Antiguo Egipto, los faraones eran ungidos con aceites perfumados con azafrán, mirra, incienso, casia y canela, además de utilizarlo para teñir de amarillo las mortajas de las mujeres y de rojo las de los hombres. En España fueron los árabes quienes introdujeron esta especia en el siglo X, actualmente muy presente en nuestra gastronomía.

 

 

¿De dónde proviene el azafrán?

 

Procede de los tres estigmas de una preciosa flor con aspecto similar al de un lirio con tonalidades morado claro y azul, la cual florece de una planta llamada Crocus Sativus.

 

La recolección de estos estigmas de color naranja rojizo brillante es muy delicada y debe realizarse de forma artesanal a mano desde hace milenios, siempre durante las únicas dos semanas que las flores se abren.

 

España es uno de los mayores productores y su calidad es considerada la mejor. También se produce en Grecia, Marruecos y Cachemira, Turquía, China, Irán, Italia y en general en todo el Mediterráneo.

 

El precio del azafrán

 

El precio del kilo de azafrán se estima en unos 5.000 euros. Su precio tan elevado se debe al corto periodo de floración.

 

Además, para elaborar un kilo se necesitan recolectar los pistilos de unas 250.000 flores. Por ello es también conocido como “oro rojo”.

 

Una vez recogidos se secan al sol y se guardan en cajas herméticas para evitar su decoloración.

 

El sabor y olor

 

Destacado por su sabor amargo, el azafrán es una especia muy aromática y potente. Solo se necesitan unas cuantas hebras para dar sabor y color a un plato (con un gramo es suficiente para unas 30 o 40 raciones).

 

Algunos usos del azafrán

 

1. En la cocina

 

El azafrán es una de las especias más apreciadas en la cocina y  tiene múltiples usos:

  • Se utiliza para teñir quesos y mantequilla.
  • Para dar sabor a platos clásicos como la paella, el arroz, el curry, la bouillabaise provenzal o la comida turca.
  • Se usa también en la fabricación de licores como el Chartreuse o el Vespetro.
  • Tiene muchos usos en la industria alimentaria (helados, panadería, dulces, etc.)

 

2. Propiedades medicinales

 

Durante más de 300 años, se usó en medicina de forma habitual contra:

  • Resfriados.
  • Varicela.
  • Ictericia.
  • Disentería.

 

En la actualidad,  se está estudiando el efecto antidepresivo del extracto del azafrán en adolescentes El estudio, realizado por un equipo internacional liderado desde la Universidad Autónoma de Madrid, demuestra que los principios activos de esta especia pueden atenuar los síntomas relacionados con depresión, ansiedad y fobia social en adolescentes de entre 12 y 16 años de edad.

 

Además, la medicina india lo prescribe para problemas urinarios y digestivos.

 

¿Cómo preparar el azafrán?

 

Prepararlo es muy sencillo y solo requiere de tres pequeños pasos:

 

  1. Tritura las hebras de azafrán y colócalas en una taza.
  2. Agrega un poco de líquido hirviendo (caldo, agua o leche) para diluir las hebras y poder extraer así todo su sabor, aroma y color.
  3. Deja reposar unos 10 minutos.

 

¿Cómo conservar el azafrán?

 

La mejor forma de conservar esta especia es introducirla en un bote de cristal, seco, fresco y sin dejar paso a la luz. Si lo conservas siguiendo estos consejos puede llegar a durar hasta tres años.

 

Lo más recomendable si queremos adquirir un buen azafrán es elegir aquellos con denominación de origen como el «Azafrán de la Mancha» y comprarlo en hebras, nunca molido, para evitar fraudes.

 

 

Referencia:

Lopresti, A., Drummond, P., Inarejos-García, AM., Prodanov, M. (2018). affron®, a standardised extract from saffron (Crocus sativus L.) for the treatment of youth anxiety and depressive symptoms: A randomised, double-blind, placebo-controlled study. Journal of Affective Disorders, 232, 349-57.

El autor: Carmen Espinosa

Periodista especializada en temas de salud y experta en nutrición. Ha trabajado en diversos medios de comunicación y portales online. A Carmen le gusta ofrecer información útil, interesante y fácil de entender. Puedes encontrarla en Twitter en: @cespidz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *